domingo, 12 de agosto de 2012

LITURGIA


SOBRE LOS COROS COMERCIALES
SURGIENDO O INGRESANDO EN LA IGLESIA

En una sociedad donde se da el fenómeno del surgimiento y multiplicación de negocios u otros, los coros comerciales en la Iglesia no se quedan atrás.

¿Qué es un coro comercial?
Podría decirse que es el surgimiento de un grupo de personas "católicas", las cuales cantan en las iglesias (misas, asambleas, convivencias, etc.), con fines de lucro y al margen de la pastoral litúrgica diocesana y parroquial.

Algunas características generales de los coros comerciales
- No están integrados en la pastoral litúrgica diocesana y parroquial, por tanto, desconocen las normas litúrgicas sobre el canto, la liturgia y los sacramentos, en concreto, la Santa Misa. No están al servicio de la parroquia. 
- Piden una cantidad económica por cantar, y a veces hasta desproporcionada.
- Los miembros del coro permanecen platicando dentro de la Santa Misa y hasta saliendose de ella.
- Si es coro eléctrico, elevan el volumen de los aparatos, terminan de tocar hasta donde ellos deciden y a veces hasta dar espectáculo, show.
- En algunas ocasiones mostrar una vestimenta inapropiada.
- Falta de educación en el trato con el sacerdote y demás personas.
- Entonar cantos no litúrgicos, sino cantos cristianos católicos muchas veces bonitos pero no aprobados, añadamos a éstos, los cantos de corte protestante y mundanos.

¿Qué dice la Iglesia al respecto?
"La tradición musical de la Iglesia universal constituye un tesoro de valor inestimable, que sobresale entre las demás expresiones artísticas, principalmente porque el canto sagrado, unido a las palabras, constituye una parte necesaria o integral de la Liturgia solemne" (SC 112).

"Dése también una genuina educación litúrgica a los compositores y cantores, en particular a los niños" (SC 115).

"Los compositores verdaderamente cristianos deben sentirse llamados a cultivar la música sacra y a acrecentar su tesoro.

Compongan obras que presenten las características de verdadera música sacra y que no sólo puedan ser cantadas por las mayores "Scholae cantorum", sino que también estén al alcance de los coros más modestos y fomenten la participación activa de toda la asamblea de los fieles.

Los textos destinados al canto sagrado deben estar de acuerdo con la doctrina católica; más aún: deben tomarse principalmente de la Sagrada Escritura y de las fuentes litúrgicas" (SC 125)".

"La Iglesia, en su historia bimilenaria, ha compuesto y sigue componiendo música y cantos que son un patrimonio de fe y de amor que no se ha de perder. Ciertamente, no podemos decir que en la liturgia sirva cualquier canto. A este respecto, se ha de evitar la fácil improvisación o la introducción de géneros musicales no respetuosos del sentido de la liturgia. Como elemento litúrgico, el canto debe estar en consonancia con la identidad propia de la celebración. Por consiguiente, todo —el texto, la melodía, la ejecución— ha de corresponder al sentido del misterio celebrado, a las partes del rito y a los tiempos litúrgicos. Finalmente, si bien se han de tener en cuenta las diversas tendencias y tradiciones muy loables, deseo, como han pedido los Padres sinodales, que se valore adecuadamente el canto gregoriano como canto propio de la liturgia romana" (Sacramentum Caritatis 42).

Cuestionantes:
Si estos coros surgen por la necesidad económica, resultado de la crisis mundial y sobre todo  nacional, y la Iglesia Católica hace énfasis en la opción preferencial por los pobres, ¿será una injusticia no permitirles cantar? ¿No se les priva del "pan de cada día" buscado por medio de la música? ¿Qué se puede y deber hacer ante esta situación actual?