domingo, 24 de junio de 2012

BUSCANDO RESPUESTA 1


Esta sección tiene la intención de aclarar confusiones o tratar de responder a preguntas que van surgiendo en el pueblo cristiano (fieles cristianos en general) o fuera de él, con relación directa o indirecta a lo que se cree, celebra, vive y se ora en la Iglesia.Se tratará de responder teniendo en cuenta la Sagrada Escritura, la Sagrada Tradición, el Magisterio, los Documentos eclesiales y la recta razón. Muchas veces los laicos se confunden por ver una misma acción realizada de distinta manera, incluso hasta llegan a ser acciones chocantes; un miembro de la jerarquía, puede en un momento llegar a dudar si es correcto lo que dice o hace, o pensar que lo que dice y hace es lo verdadero, cuando objetivamente puede estar errado. 

¿EN QUÉ CASOS SE NIEGA LA SAGRADA COMUNIÓN
DENTRO DE LA SANTA MISA?

Normativa 
"Todo bautizado a quien el derecho no se lo prohiba, puede y debe ser admitido a la sagrada comunión" (Código de Derecho Canónico c. 912).

Sagrada Escritura-Doctrina sobre la recepción y abstención de la Comunión
"El Señor nos dirige una invitación urgente a recibirle en el sacramento de la Eucaristía: "En verdad, en verdad os digo: si no coméis la carne del Hijo del hombre, y no bebéis su sangre, no tendréis vida en vosotros" (Jn 6,53).
Para responder a esta invitación, debemos prepararnos para este momento tan grande y santo. San Pablo exhorta a un examen de conciencia: "Quien coma el pan o beba el cáliz del Señor indignamente, será reo del Cuerpo y de la Sangre del Señor. Examínese, pues, cada cual, y coma entonces del pan y beba del cáliz. Pues quien come y bebe sin discernir el Cuerpo, come y bebe su propio castigo" 1 Co 11,27-29). Quien tiene conciencia de estar en pecado grave debe recibir el sacramento de la Reconciliación antes de acercarse a comulgar" (Catecismo de la Iglesia Católica nn. 1384-1385).

Casos en que debe negarse la recepción de la Sagrada Comunión
Si tomamos como base el canon 912 del Código de Derecho Canónico, en primer lugar se dice "todo bautizado" tiene la capacidad y derecho de recibir la Comunión, pues para eso Jesucristo quiso quedarse en el pan y el vino como alimento, para ser consumido por el ser humano (cf. Evangelio de San Juan 6), y en este caso, bautizado. Pero luego se aclara: "a quien el DERECHO NO se lo prohíba", es decir, hay una disposición objetiva que regula esta acción. 

En concreto, se prohíbe la comunión a:
- A los niños que aún no hayan llegado al uso de razón, o a los que no se juzguen suficientemente dispuestos (cf. CIC 914).
- .Los excomulgados (CIC 915).
-  Los que están en entredicho después de la imposición o declaración de la pena (Ibid).
-  Los que obstinadamente persistan en un manifiesto pecado grave (ibid):
   - "Un político católico que ha apoyado con su voto leyes a favor del aborto, o la eutanasia, no puede comulgar, pero tampoco alguien que ha votado «deliberadamente» por «un candidato precisamente a causa de su posición permisiva respecto a estos temas" (carta Dignidad para recibir la Santa Comunión. Principios generales. 2004).
    - "Los divorciados vueltos a casar" (Congregación para la Doctrina de la Fe, 14 de septiembre de 1994). 

En Teología Moral Sacramental se enseña que si un sacerdote sabe que un fiel está en pecado mortal y se acerca a comulgar, debe darle la Comunión. Luego se aconseja hablar con la persona rápidamente en privado. Poner la atención en la aclaración hecha por el Derecho: "MANIFIESTO pecado grave", es decir, conocimiento publico. Ejemplo de estos manifiestos pecados graves son los mencionados anteriormente y otros concretos que se dan en las parroquias, los cuales han de ser juzgados con prudencia y objetividad. 

Toda esta fundamentación aclara aquellos casos donde se niega la comunión, por falta de una formación más sólida, una decisión subjetiva y hasta por basarse en revelaciones no aprobadas por la Iglesia.