domingo, 15 de abril de 2012

REFLEXIÓN EN TORNO A LA FIESTA DE LA DIVINA MISERICORDIA


"EL CULTO A LA MISERICORDIA DIVINA, 
NO ES UNA DEVOCIÓN SECUNDARIA, SINO UNA DIMENSIÓN INTEGRANTE"

Esta frase sintetizadora del magisterio del Beato Juan Pablo II, pone de relieve que "el culto a la Misericordia Divina no es una devoción secundaria, sino una dimensión que forma parte de la fe y de la oración del cristiano" (Benedicto XVI, Regina Caeli 2006).

Esta frase, al mismo tiempo, esclarece las siguientes preguntas: ¿La Divina Misericordia es solo una bella y tradicional devoción? ¿sólo ahora segundo domingo pascual debe celebrarse? o, ¿es parte de la existencia cristiana?

La devoción como tal es una parte de la vivencia de la misericordia divina. Hay personas que de diverso modo, aunque lo más común es rezando por primera vez la coronilla, acceden a la devoción y a la vivencia; otras solo se quedan en una celebración devocional anual  o esporádica; otras saben lo referente a la devoción y la practica con rigidez, pero se observa un vacío en su practica cristiana, es decir, no se han dejado permear profundamente por la misericordia divina y por tanto, proceden dura o cerradamente al juzgar sobre si mismas y las otras personas. 

Realmente, la Misericordia es una dimensión constitutiva de la fe y la oración del cristiano. Aunque si ampliamos la consideración de la misericordia, podría decir que es parte de la humanidad, porque para creyentes o no, el solo hecho de existir y tener un mundo donde vivir, es producto de la infinita misericordia de Dios. Pero en esta entrada estamos reflexionando la misericordia en relación al cristianismo. Entonces, Jesús elevado en la cruz atrae a todos hacia sí; se llega a ingresar en su vida y en su Iglesia; se puede acceder a los sacramentos, ante una caída siempre esta la invitación a la levantada... Gracias a su misericordia. 


"Oh inconcebible e insondable misericordia de Dios, ¿quién te puede adorar y exaltar de modo digno? Oh sumo atributo de Dios omnipotente, tú eres la dulce esperanza de los pecadores" (Diario de Sor Faustina Kowalska, 951, ed. it. 2001, p. 341). 

"Repito hoy estas sencillas y sinceras palabras de santa Faustina, para adorar juntamente con ella y con todos vosotros el misterio inconcebible e insondable de la misericordia de Dios. Como ella, queremos profesar que, fuera de la misericordia de Dios, no existe otra fuente de esperanza para el hombre. Deseamos repetir con fe:  Jesús, confío en ti" (Juan Pablo II, Cracovia 2012). 


Que la devoción alimente nuestra existencia cristiana, con la intención de dejarnos imbuir, penetrar, enraizar, es decir, vivir, beber, alimentarnos de la misericordia divina día a día, de este modo, trascenderemos la mera devoción y mostraremos el autentico rostro misericordioso de Jesucristo, superior también una pretendida misericordia vestida de presunta caridad o inclinación social. Que movidos por su entrañable misericordia, nos dejemos conquistar por su amor y perdón. Bendiciones y feliz domingo para todos y todas.



"JESÚS, CONFÍO EN TI"