domingo, 28 de octubre de 2012

SAN VICENTE


¿ HA SIDO UN LUGAR DE APORTE CULTURAL A NIVEL NACIONAL?
SI HA SIDO, ¿AÚN LO ES?

Por licenciado Julio de la O

Ya que en esta semana se celebrará la solemnidad litúrgica de todos los santos, es decir, 1º de noviembre, el joven licenciado Julio Cesar, nos regala este escrito, fruto de su investigación y análisis, teniendo como contexto dicha solemnidad, la cual está proclamada desde hace años como una fecha festiva para la ciudad de San Vicente. A continuación, el escrito de Julio, el cual ha tenido a bien titularlo como: "San Vicente vrs cultura". 


************************

Como se sabe si un continente, un país o una ciudad es desarrollada o van en vías de desarrollo, lo dirá su religiosidad, su infraestructura, su economía, su música, su literatura, etcétera, es decir la manera concreta de como sus habitantes, expresan simbólicamente la conceptualización que tienen de su entorno, tangible e intangible, luego de haber decodificado la información sustraída de este, con el fin de establecer lazos afectivos y fraternos, para solucionar las necesidades básicas de su existencia. En otras palabras se puede hacer referencia a que su avance estará auspiciado por su nivel de cultura. Sin embargo al referirnos al vocablo cultura nos encontraremos que este tiene una gran variedad de acepciones, según el contexto en el cual se emplee, en este caso concreto se delimitara al gusto por las bellas artes y las humanidades, y al conglomerado de creencias, conocimientos, comportamientos y el uso de las diversas tecnologías por parte de una sociedad.

Luego de este pequeño preludio, entraremos en materia sobre la temática que nos atañe en esta oportunidad, San Vicente vs Cultura, la expresión de nuestros abuelos y padres: “EN MIS TIEMPOS”, aplicada ya sea a las relaciones afectivas, a la música o las modas, con el devenir de los años ha ido tomando una connotación cada vez mas fuerte, al palparse un proceso menos convencional y poco ortodoxo en las modernas expresiones y apreciaciones culturales de las nuevas generaciones, lo que da surgimiento a un interesante debate ¿Es el departamento de San Vicente una ciudad de riqueza y aporte cultural a nivel nacional? Para dar respuesta a dicho cuestionamiento es de tener claro que UN PUEBLO SIN MEMORIA HISTÓRICA NO TIENE IDENTIDAD y al no poseer identidad, carece de un elemento básico en la compilación de su acervo cultural, que a posteriori define su identidad como pueblo, siendo el eslabón con el cual se cierra este círculo.  

RESEÑA HISTÓRICA DE SAN VICENTE


La historia moderna de lo que hoy conocemos con el nombre de San Vicente de Austria y Lorenzana, empieza a escribirse, a partir de la época de la conquista de los españoles, los cuales al irse asentando en el continente que a la postre llamaron América, se vieron en la necesidad de ir demarcando el limite y bautizando con el nombre de los santos del Canon de la Iglesia Católica sus nuevos territorios, dando como origen un proceso paulatino de transculturación e inculturación. Lo que provoco una ruptura con el idioma y con el primitivo (no porque hayan sido poco avanzados, sino porque pertenece a los orígenes de la civilización de nuestros ancestros) sistema religioso, sistema político, sistema económico y sistema social.

Al hacer un breve recorrido en los anales de la historia de este emblemático departamento, nos podemos dar cuenta que el pueblo de San Vicente, fue fundado un 26 de diciembre de 1635, por Cédula Real del Rey Felipe IV, y se origina en la reunión de 50 o más familias españolas que firmaron su decisión bajo la sombra de un árbol de Tempisque. Estos ciudadanos españoles se aposentaron primero en pueblos indígenas que ahora son municipios del Departamento, en especial en Apastepeque, Tepetitan e Ixtepeque, dedicados al cultivo del índigo o jiquilite y a la elaboración de la tinta añil. Para el año de 1634 fue nombrado Presidente, Gobernador y Capitán General del Reino de Guatemala, Don Álvaro Quiñonez de Osorio, y ordenó que se echara de esos pueblos y haciendas a los españoles "con el objeto de proteger a los indígenas" y de allí surgió la necesidad de establecer un pueblo de españoles. Para tal fundación las familias españolas compraron a la Corona tres caballerías de tierra, a título de ejidos, y obtuvieron del Presidente los servicios de un agrimensor real, para que hiciese el trazo de la nueva colonia. Y se llamó "de Lorenzana" porque el presidente don Álvaro de Quiñónez y Osorio pertenecía a la casa de Lorenzana.

Estos datos permitirán comprender la concepción, nacimiento, desarrollo y evolución de la cultura y la espiritualidad de las personas que habitaron, habitan y habitaran el departamento. Abonando a ello se presentan algunos de los hechos más importantes en la historia de San Vicente:
AÑO
ACONTECIMIENTO
1658
Obtiene el titulo de villa, sustituyendo el nombre primitivo (San Vicente de Lorenzana), por el de San Vicente de Austria, en honor de Su Majestad el Rey Felipe IV que pertenecía a la Casa de este nombre.
1762
Don Francisco Quintanilla, inicia la construcción de la Iglesia de Nuestra Señora del Pilar finalizando en 1769
1770
Según el arzobispo don Pedro Cortés y Larraz, San Vicente era cabecera de la parroquia de igual nombre, la que comprendía como anejos a los pueblos de Ixtepeque y Apastepeque, y a más de 31 haciendas
1812
La Regencia del reino otorgo a San Vicente el Titulo de Cuidad
1821
El 23 de septiembre, de  llegó a San Vicente de Austria la fausta noticia de la proclamación de la independencia patria y con tal ocasión los corifeos del partido de la libertad recorrieron las calles gritando: "¡Viva la Independencia!"
1824
Fue creado el departamento de San Vicente con su cabecera en esta ciudad
1833
San Vicente enfrentó el alzamiento de Anastasio Aquino en 1833, quien la llegó a ocupar el 15 de febrero. A pesar de todo, fue esta misma ciudad donde murió el alzado el 24 de julio siendo decapitado en la Cuesta de Montero
1834
El 4 de octubre, y durante la Jefatura del Consejero don Joaquín Escolán y Balibrera y por Decreto Legislativo, se designó a la ciudad de San Vicente de Lorenzana y de Austria para residencia de las autoridades salvadoreñas, llegando a ser así capital del Estado de El Salvador en la República Federal de Centro América. Finalizando en agosto de 1839
1844
San Vicente fue asignada residencia de la confederación Centroamericana
1854
Por la ruina de San Salvador, pasaron a San Vicente la Universidad de El Salvador (UES), el colegio de la Asunción y el Juzgado general de Hacienda. 
1928
Inicia la construcción de la torre vicentina, finalizando en 1930
1934
Violento terremoto causa la destrucción de San Vicente
1943
Es erigida la diócesis de San Vicente y distribuido su territorio por bula de papa PÍO XII, en tres departamentos: La Paz, San Vicente y Cabañas.
1956
Inauguración de Amapulapa, El nombre en Nahuat significa: "Río donde se hunden los Amates"
2001
Los terremotos del 13 de enero y el 13 de febrero, sacude a San Vicente, destruyendo el edificio de la alcaldía municipal y dañan la Iglesia de Nuestra Señora del Pilar y la torre.
2009
El huracán Ida, arrasa con un río de piedras a Verapaz, y varias colonias de San Vicente.
2010
San Vicente celebro sus 375 años de fundación


LA RELIGIÓN EN EL DESARROLLO DE LAS EXPRESIONES CULTURALES
 DE SAN VICENTE


La fundación del pueblo, exigirá de sus habitantes desarrollar una serie de actividades culturales que expresen su nueva identidad. Al ser una población en su gran mayoría católica, se desarrollan en gran numero de sus habitantes, ricas y variadas manifestaciones de religiosidad popular, al momento de la celebrar de los festejos en honor al santo bajo el cual esta el patrocinio y protección de los trece municipios que lo integran (Santiago Apóstol en Apastepeque, Santa Clara de Asís en Santa Clara, San Lorenzo y diacono y mártir en Tecoluca y San Lorenzo, etcétera). Y una de las mayores expresiones de religiosidad popular se da en el mes de enero, cuando se realiza la romería en honor de Nuestro Señor de Esquipulas (El Cristo Negro), atrayendo personas de muchos departamentos del país, que año tras año se dan cita para cumplir promesar, agradecer o pedir favores.
Del binomio religión y cultura nacen en diciembre los festejos patronales en honor a San Vicente Abad y Mártir y en noviembre la feria de los santos. Estas son dos festividades insignes de la ciudad. Oportunidad que los vicentinos aprovechan para realizar una pluralidad de actividades a través de las cuales dan a conocer su ingenio. Tal es el caso: del desfile de correos con el que se inauguran las celebraciones dicembrinas, las alboradas en las que se coronan a las reinas, las alegóricas caravanas con las que los barrios inician su día de festejos, etcétera.

LA CAPITAL DE LA CUMBIA, PERSONAJES POPULARES, HIJOS MERITÍSIMOS E ICONOS ARQUITECTÓNICOS Y NATURALES DE SAN VICENTE


Por mucho tiempos se ha considerado a la ciudad de San Vicente, como la capital de la cumbia no porque este genero tropical (colombiano) haya tenido su origen en sus benditas tierras, sino que este titulo es debido a la proliferación de un gran numero de orquestas o agrupaciones dedicadas a amenizar las diversas celebraciones en todo el territorio salvadoreño e inclusive fuera de las fronteras patrias. Ejemplo de esto son dos de las más exitosas y prestigiosas orquestas del país: “La Orquesta Internacional Hermanos Flores”, este proyecto nació en 1960 pero no es hasta dos años después que se dan a conocer públicamente. Y “La Orquesta San Vicente” fundada por el maestro Tito Flores en el 1985.

Entre sus pobladores existen personas que han alegrado nuestros días y enorgullecido a la población, tal es el caso de:

Sus personajes populares: Raúl Rojas Alias “Very Good”, La Chavela Calcetín, Chepe Cutumayo, Lumbumba, El Loco Juancho, Siete Cabezas, La María Potoca, y muchos mas, que con sus ocurrencias y peculiaridades ya forman parte de la historia del pueblo.   
 
Algunos de sus hijos meritísimos: Ana Guerra de Jesús mística vicentina (la santa salvadoreña), el Doctor Sarbelio Navarrete Rector de la Universidad de El Salvador (1936-1939), el famoso compositor Napoleón Rodríguez “Don Napito”, el maestro de baile “Don Chito Valet”. Sus aportes en una variada gama de disciplinas: espiritual, musical, baile, académica. Han influido a nivel nacional e internacional. 

Muchos de sus iconos arquitectónicos y naturales son: La Iglesia de Nuestra Señora del Pilar, el santuario de Nuestro Señor de Esquipulas, el antiguo edificio de la Alcaldía Municipal, la Torre del parque Cañas, el árbol de Tempisque bajo el cual se fundo San Vicente, el volcán Chichontepec, el turicentro de Amapulapa, el valle Jiboa, la laguna de Apastepeque, el parque ecoturístico Teconal y el sitio arqueológico de Tehuacán.   

SAN VICENTE DEPARTAMENTO DE CONTRASTES


Aunque San Vicente, cuente con esa variada riqueza natural y cultural no dejan de escucharse las críticas de nuestros abuelos y padres. La frase: “EN MIS TIEMPOS” es constantemente pronunciada y en oportunidades lapidaria, y en sus discursos anecdóticos citan varios caos: las fiestas patronales ya no se celebran como antes, van de mal en peor; los músicos desconocen el lenguaje de la solfa y sus repertorios musicales están plagados de cover`s; jóvenes sin el habito de la lectura incapaces de criticar y analizar su entorno y de no resistir el azote de las recientes corrientes de pensamiento; el rechazo casi automática de la buena música; las lejanas y legendarias tardes en las que el estadio vicentino estaba a reventar cuando el Real Independiente (Fantasmas del Jiboa), tuvo sus años de gloria en el Futbol de Primera División (obteniendo dos subcampeonatos), y figuras como el vicentino Julio De la O, el mítico Mágico González, el hondureño “Primitivo Maradiaga”, por mencionar unos cuantos, engrosaron las filas de un equipo que colmo de orgullo a los vicentinos;  esquinas que llegada la noche se vuelven tiraderos clandestinos de basura, el irrespeto al medio ambiente y la lista sigue.

Lo anterior abre el camino para discutir, el aporte que la familia y las autoridades municipales y estatales realizan para la construcción de la identidad cultural de San Vicente. Muchos coinciden en atribuirle a la familia el calificativo de “célula de la sociedad”, así lo hace constar el art. 16, 3 de la Declaración Universal de los Derechos Humanos. Ya que en ella se inicia la educación de los niños entendida como: un proceso de transmisión de conocimientos, vinculación y concientización cultural, moral y conductual, que permite asimilar y comprender los conocimientos, normas de conducta, modos de ser y formas de como nuestros antepasados veían el mundo, para potenciar la creación de nuevos conocimientos. Por lo tanto en ella se efectúa la socialización de los individuos.

Entonces ¿En qué medida las familias vicentinas estarán colaborando en este proceso educativo? En la actualidad se observa un gran numero de hogares desintegrados ya sea por la emigración, madres o padres solteros, padres encarcelados, abuso y explotación infantil (laboral o sexual), violencia intrafamiliar; además la incorporación de la mujer al mundo laboral ha propiciado que la educación inicial  que en gran números de casos (por no decir todos), era brindada por la madre, sea asumida por la televisión o en el mejor de los casos por una empleada domestica, reduciendo el tiempo de convivencia familiar a la hora de dormir. Los ejemplos anteriores sirven para constatar que la familia en su concepción original ha sufrido una serie de deformaciones que le impiden y dificultan desempeñar su papel en nuestra sociedad vicentina. 

Al evaluar la educación como un proceso institucionalizado y organizado corresponde el turno el sistema educativo nacional. Este proporciona una serie de programas de estudio que siguen una línea ideológica pensada para que la persona se inserte como actor y no como autor dentro de un sistema político y económico intocable y deshumanizante (no importa si es de corte capitalista donde la teoría del rebalse fue la justificación y el opio usado por sus promotores o de corte comunista donde se pretende eliminar al individuó a DIOS por decreto); con maestro que ya no responden a la noble vocación de enseñar sino a una necesidad meramente monetaria. Es ahí donde la famosa canción “Another brick in the wall” (Otro ladrillo en la pared), del grupo británico de rock PINK FLOYD, tiene cada vez un mayor eco. La imaginación y la creatividad son sustituidas y eliminadas por los libros de texto y pensar diferente se vuelve un delito.

El nivel de tolerancia que los vicentinos mostramos en dos campos sumamente complejos la partidocracia (mal llamada política) y el religioso son dos indicadores vitales en este análisis. En el tiempo de las contiendas electorales se puede constatar en la ciudadanía niveles efervescentes de violencia contra correligionario con una ideología partidaria diferente. Los sermones proferidos por los prosélitos o dirigentes religiosos, en ocasiones tienden a subirse de tono con el afán de desprestigiar y ofender a aquellos que no profesan su mismo creo, y con ganar más adeptos para sus iglesias. Con lo hasta aquí planteado se podría concluir que San Vicente de Austria y Lorenzana, es un departamento en decadencia y lejos de avanzar va dando pasos hacia atrás. Que habrá ocasionado este contraste y cuando se da este significativo punto de inflexión. A continuación planteo cuatro puntos que pueden haber intervenido en esta nueva realidad:
1.    A raíz del conflicto bélico de los años 80`s un gran numero de familias se desintegraron y muchas de las tradiciones y costumbres de los vicentinos sufrieron fuertes cambios o desaparecieron totalmente.
2.    Los altos niveles de violencia e inseguridad que en la actualidad se perciben han infundido en la población, mermando superlativamente muchas de sus prácticas y hábitos por la desconfianza y el miedo a ser victimas de  algún crimen. Esto viene a contradecir el hecho de que San Vicente es un departamento casi en su totalidad cristiano (católico o evangélico), y muchos de los malhechores se consideran así mismos cristianos, al provenir de una familia y una sociedad creyente, esto hecho tendría de repercutir positivamente en su comportamiento.
Antes que nada es menester tener en cuenta que la Religión es una acción cultural que se ve limitada al concepto que se tiene de DIOS colectiva e individualmente, y su fin ultimo es el de RELIGARNOS con el creador (atendiendo a la etimología de la palabra), pero no es hasta que se ejecuta una praxis consiente y depuradora de la religión, que la cultura se transforma en una acción espiritual rencauzando el objetivo de las cosas (música sacra, las obras de Miguel Ángel, las misioneras de la caridad fundada por la beata Madre Teresa de Calcuta, etcétera), para una sociedad no creyente ayudar al necesitado es filantropía, mientras que para una sociedad creyente es caridad. Esto nos que permite cuestionar si:
·         En verdad hubo un verdadero proceso de inculturación del evangelio en la época de la conquista,
·         Se asimiló o no se asimiló en su totalidad la doctrina cristiana, por parte de nuestros antepasados,
·         La religión se vio absorbida por la cultura reduciendo su praxis a puros ritualismos y tradiciones (cultos, procesiones, etcétera) que no interpelan y comprometen al creyente para que realice una conversión a fondo, evitando que la cultura se armonice con la religión y se fundan en la espiritualidad que el cristianismo promueve, permitiendo que contribuya en la construcción de una sociedad más justa y santa y por consecuencia en la producción cultural, o
·         La religión ya no responde a las necesidades del hombre del siglo XXI  
3.    La globalización, ha ido propiciando que países como El Salvador, queden expuestos a un fenómeno creciente: la deformación o la pérdida de la identidad (si se le puede llamar así) heredada de los conquistadores españoles, percibiéndose un declive en las expresiones culturales autóctonas de los pueblos. La importación de nuevos paradigmas que los medios de comunicación masiva realizan y difunden en las nuevas generaciones contribuye en esta causa, todo esto asociado a un desconocimiento parcial o total de nuestra memoria histórica.
4.    La posibilidad de que el dinamismo de la realidad haya abierto la puerta a la una potencial involución del pensamiento y del criterio o a una evolución de las expresiones culturales o viceversa. Y si este es el caso ¿Qué debemos hacer?

ESFUERZOS POR EL RESCATE DE LA CULTURA EN SAN VICENTE  
  

Cual es la ofensiva ante este panorama poco alentador, se pueden mencionar algunas iniciativas encarriladas a contrarrestar esta situación: la escuela vicentina de música, el círculo Literario Vicentino al que asisten alrededor de 25 personas, jóvenes y adultos de la que surge una amalgama de juventud y experiencia, que cada ocho días se reúnen para compartir sus trabajos literarios ambos proyectos impulsados por la casa de la cultura; el teatro popular Jaragua impulsado por FUNDAFILIA; los conciertos de la banda regimental de la quinta abrigada de infantería todos los jueves en el parque Cañas; los festivales del maíz organizados y realizados en algunas parroquias vicentinas, los grupos de danza folclórica y las bandas de paz de las instituciones educativas, son alguna de los esfuerzos por mantener viva la tradición cultural de nuestro querido San Vicente de Austria y Lorenzana.


¿Serán suficientes o aun se puede hacer más?
¿Cuáles son los espacios, proyectos o programas que impulsa desde el gobierno del país o la municipalidad vicentina?
jc_delao


jueves, 25 de octubre de 2012

SÍNODO DE LOS OBISPOS 2012


INFORMACIÓN SOBRE EL DESARROLLO DEL SÍNODO
Reciban un fraterno y cordial saludo desde Roma, desde el Sínodo. 
El Sínodo fue inaugurado por el Santo Padre el domingo 7 de octubre con una solemne Eucaristía en la Plaza de San Pedro. A este Sínodo participamos 262 miembros, entre cardenales, Obispos, sacerdotes, religiosos y laicos, provenientes de los 5 continentes, mientras que el Papa ha elegido directamente a 36 personalidades entre cardenales, obispos y sacerdotes. A los padres sinodales se añaden 42 expertos y 49 auditores. La mayor parte han sido prelados elegidos por las Conferencias episcopales.

Es de resaltar la solicitud del Papa Benedicto por el Sínodo, ya que ha estado presente en casi todas las Asambleas generales.


El lunes 8 de octubre iniciamos los trabajos del Sínodo con una exposición del Secretario General del Sínodo, el Card. Donald William Wuert, Arzobispo de Washington una Presentación general del Sínodo por parte del Cardenal Relator General, luego el mismo lunes hubo una exposición por cada Continente sobre el tema de la Evangelización.

Se realizó la elección de la Comisión para la redacción del Mensaje del Sínodo, uno por cada Continente. Luego desde el martes hasta el Sábado hubo presentación de los padres sinodales.


La primera semana fue para escuchar la presentación que los Padres sinodales que hace referencia a uno o varios puntos del Instrumentum Laboris.


El 11 de octubre tuvo lugar la celebración de la Santa Misa para el inicio del  Año de la fe y la conmemoración de los 50 aniversario del comienzo del Concilio Vaticano II, y el 20 aniversario de la promulgación del Catecismo de la Iglesia Católica en la Plaza de San Pedro con presencia de todos los Arzobispos del mundo.

El lunes, 15 durante la Oración inicial (Hora Tercia) me tocó hacer la Homilía para todo los Padres Sinodales; estaba presente el Papa. Sigamos orando por el éxito del Sínodo.

El miércoles 17 de octubre concluimos las presentaciones (Relatio) de los padres sinodales y de los delegados fraternos.

El jueves 18, el Cardenal Relator del Sínodo leyó la Relatio post disceptationem, en lengua latina; el viernes y el sábado trabajamos en los Círculos menores, que elaboraron 326 proposiciones que fueron sintetizadas por el Cardenal Relator y la Secretaria del Sínodo.

El Domingo 21 de octubre, todos los padres sinodales participamos en la plaza de San Pedro a la Solemne Eucaristía de canonización de 7 nuevos santos.

El 22 lo tuvimos libre. El 23 de octubre, por la mañana se presentó en Asamblea general el elenco de las Proposiciones elaboradas por los 12 Círculos menores liguisticos, fueron en total 326, que después fueron sintetizadas en 57. Estas reflejaban casi todo lo que se dijo en la Asamblea general. Por la tarde el día 23 y el día 24 los Círculos menores revisaron estas proposiciones, presentaron algunas correcciones o breves añadiduras, citas, expresiones, frases pero sin alterar el texto. Se ha sugerido cambiar ciertos títulos de las proposiciones. La Secretaria general del Sínodo se encargará de incluir, si considera oportuno las sugerencias presentadas por los 12 Círculos menores. Seguramente cambiara el orden de las proposiciones. Aquí nos hemos quedado.


Resta aprobar en Asamblea General el Mensaje del Sínodo y aprobar por medio de votación cada una de las Proposiciones. Luego éstas serán presentadas al Santo Padre.


Che il Signore vi benedica y vi dia la su pace.



In Cristo Sumo  y Eterno Sacerdote,


Mons. Josè Elías Rauda Gutièrrez, OFM
                  Obispo de San Vicente


Gracias a Monseñor Rauda, por responder la petición del acontecer en el Sínodo y así informar de primera mano, por medio de este blog, al servicio de la evangelización. 

viernes, 19 de octubre de 2012

SÍNODO DE LOS OBISPOS 2012. XIII ASAMBLEA GENERAL ORDINARIA


HOMILÍA A LA HORA DE TERCIA,
DIRIGIDA AL PAPA Y A LOS PADRES SINODALES

El lunes 15 de octubre, Monseñor José Elias Rauda, Obispo de San Vicente, El Salvador, en el inicio de la segunda semana del Sínodo, después de la escucha de las presentaciones (relatio) de los padres sinodales, tuvo lugar la Oración inicial (Hora Tercia), en la cual se le asignó hacer la Homilía para todo los Padres Sinodales y en presencia del Papa Benedicto XVI. A continuación, damos a conocer la homilía dada por el Señor Obispo de la Diócesis de San Vicente, al cual se le agradece conceder y autorizar dicha publicación en este blog. 

Homilía a la Hora de Tercia, 15.10.12
                                                                                                     +Mons. José Elías Rauda.OFM
                                                                                                   Obispo de San Vicente, El Salvador.

Santo Padre, Venerables Padres Sinodales, hermanos y hermanas,  también hoy en la hora Tercia, hemos cantado: Ut simus habitaculum illi Sancto Spiritui. Es nuestra oración que pide al Padre la acción de su Espíritu en esta XIII Asamblea Sinodal cum Petrus; que experimentemos el soplo del Espíritu en la Iglesia para que la renueve, la enriquezca con sus dones, especialmente con muchos santos y santas. Necesitamos un viento que nos impulse a remar mar adentro en la tarea de la Nueva Evangelización, un fuego que nos purifique e ilumine, trasforme nuestros corazones como hizo con los Apóstoles; haga arder en nosotros el amor a Cristo, para que con pasión, alegría y entusiasmo anunciemos la novedad absoluta de Jesucristo y todo cuanto Él nos ha mandado (Mt 28,19-20). De modo que sigamos el ejemplo de los 12 Apóstoles que llevaron a todos los pueblos y culturas el Evangelio de Cristo. Todos necesitan del anuncio de la Palabra:“La Iglesia es misionera en su esencia. No podemos guardar para nosotros las palabras de vida eterna que hemos recibido en el encuentro con Jesucristo: son para todos, para cada hombre. Toda persona de nuestro tiempo, lo sepa o no, necesita este anuncio” (VD 91b).
Me llama profundamente la atención el amor desmesurado que el salmista tiene por la Palabra de Dios. El salmo 119 que hemos apenas cantado es un elogio a la Palabra de Dios y constituye la composición más extensa del salterio, está recogida en estas 22 estrofas, cuantas son las letras del alfabeto hebraico. Usa 10 términos diferentes, cada uno de los cuales coloca la Palabra de Dios en un ámbito o función particular: Ley; enseñanzas, preceptos, decretos, sentencias, mandamientos, palabras, vías, promesa, juicios. Es la voz de Dios para sus hijos, la luz que resplandece en las tinieblas de la ignorancia del hombre sobre las cosas de Dios.
El amor del salmista por la Palabra de Dios es fruto del conocimiento profundo de la misma, y es para él guía, alegría y sabiduría perfectas. Lo debe ser mucho más para nosotros pues esta Palabra, Logos, está a nuestro alcance y tiene rostro humano en Jesucristo (cfVD 12) y debe habitar en nosotros con toda su riqueza.
Dice el salmista “Tus preceptos son admirables, por eso los guarda mi alma, enséñame tus leyes, guardaré tus preceptos”. Experimenta dolor frente a los que no los observan. Rívulos aquarum deduxérunt óculi mei, quia non custodierunt legem tuam. Peor sufrimiento siente ante aquellos que no la conocen. Esto nos recuerda las palabras de San Jerónimo: Conocer las Escrituras es conocer a Cristo, desconocerlas es desconocer a Cristo. Aquí conviene recordar que, como dice el Santo Padre Benedicto XVI:Tantos hermanos están bautizados, pero no suficientemente evangelizados. Con frecuencia, naciones un tiempo ricas en fe y vocaciones van perdiendo su propia identidad, bajo la influencia de una cultura secularizada. La exigencia de una nueva evangelización, tan fuertemente sentida por mi venerado Predecesor, ha de ser confirmada sin temor, con la certeza de la eficacia de la Palabra divina” (VD, 96). De ahí la urgencia de que la Palabra de Dios llegue a todos  los hombres y mujeres a través de testigos que la hacen presente y viva” (VD 97), como lo han hecho los santos, quienes son para nosotros modelos, amigos e intercesores.
«Santi sarete per me, poiché io il Signore, sono santo e vi ho separati dagli altri popoli, perché siate miei» (Lv 20,26). Para entender mejor este versículo es bueno recordar que todo el libro del Levítico tiene una verdad basilar: toda la vida del pueblo es regulada  de la voluntad de Dios. Israel tiene la obligación  de ser un pueblo santo, observando los mandamientos que Dios le ha dado. Dios es santo y su pueblo debe acercarse a Él en santidad (Lv 11,45).
La expresión Ut essetis mei, perché siate miei, para que seáis míos, es un modo de expresar la ley. Ser santos significa ser propiedad de Dios, Kλερόσ. Este pertenecer a Dios, implica prolongar la santidad de Dios por medio de la justicia y el amor a los hermanos.  Esta misma idea la encontramos en el Evangelio: “Vosotros pues, sed perfectos como es perfecto vuestro Padre celestial” (Mt 5,48). También San Pablo nos dice: “Por cuanto nos ha elegido en Él antes de la fundación del mundo, para ser santos e inmaculados en su presencia, en el amor” (Ef. 1,4). Versículo ubicado dentro del plan divino de salvación.
El nos ha elegido para que en este momento histórico, con un nuevo ardor y una fe sólida y robusta, propia de los mártires y santos  cumplamos con el mandato de Cristo de ir al mundo entero a hacer discípulos a todas las gentes… (Mt 28, 19). El Beato Papa Juan Pablo II recordaba que “La evangelización necesita, ante todo, de testigos, es decir, personas que hayan experimentado la transformación real de su existencia por la fe en Jesucristo y sean capaces de transmitir esta experiencia a otros. La Nueva Evangelización ha de tener como primer objetivo el hacer vida el ideal de santidad…” (Juan Pablo II, Alloc.,18 de feb. 1994).
La santidad es la meta de todos los bautizados (cf. LG 50). Los santos han vivido realmente la Palabra de Dios. Santa Teresa de Jesús, carmelita, es un ejemplo de ello. Santa Teresa “recurre continuamente en sus escritos a imágenes bíblicas para explicar su experiencia mística, recuerda que Jesús mismo le revela que «todo el daño que viene al mundo es de no conocer las verdades de la Escritura».[ Libro de la Vida, 40,1 (VD 48).
“Eritis mihi sancti” (“Sarete santi per me”): es la llamada vigorosa de la lectura breve de hoy. Hasta el diseño arquitectónico de la Basílica de San Pedro y de la Plaza nos invitan a la santidad. Contemplamos a Cristo, y a sus santos apóstoles en la fachada, las colosales estatuas de San Pedro y San Pablo y las 140 estatuas de santos que coronan las 284 columnas de la plaza. Los santos: modelos, amigos e intercesores: "Nos ofrecen el ejemplo de su vida, la ayuda de su intercesión para que alcancemos, como ellos, la corona de gloria que no se marchita" (Prefacio de los Santos I). Que la mirada a la vida de quienes siguieron fielmente a Cristo, nos estimule a evangelizar como ellos lo hicieron, ordenando nuestra vida según Dios.
Oh Santa Teresa, Regis superni núntia, O Caritas Víctima… Ora pro nobis… (P. Urbano VIII,+1644).

sábado, 13 de octubre de 2012

AÑO DE LA FE: 2012-2013


"ACOGER LA NOVEDAD EN LA CONTINUIDAD"

"El Concilio Vaticano II no ha propuesto nada nuevo en materia de fe, ni ha querido sustituir lo que era antiguo. Más bien, se ha preocupado para que dicha fe siga viviéndose hoy, para que continúe siendo una fe viva en un mundo en transformación" (Benedicto XVI). Esta es una frase sustancial, iluminadora sobre la conexión entre el Concilio Vaticano II y la reciente apertura del "Año de la fe", pronunciada por el Papa, en la homilía de la Santa Misa de dicha apertura.

Quiero compartirles la apertura del "Año de la fe", en la vicaria de "San Vicente". La Santa Misa se celebró en el marco de la fiesta patronal, en honor a Nuestra Señora del Pilar, en la iglesia parroquial del Pilar, San Vicente. La Eucaristía fue presidida por Monseñor José Elías Bolaños, obispo de la Diócesis de Zacatecoluca. Concelebramos diez sacerdotes. La Santa Misa Solemne dio inicio a las 10: 00 a.m. Después de la Santa Misa, se llevaron a cabo las confirmaciones, las cuales fueron un signo para recordar a los presentes, que por este sacramento, los cristianos quedamos obligados "como auténticos testigos de Cristo, a extender y defender la fe con palabras y obras" (Lumen Gentium 11). 

Monseñor Bolaños, en sustitución de Monseñor Elías Rauda, el cual se encuentra participando  en el Sínodo de los Obispos, prácticamente dividió su homilía en tres partes: Sobre la Virgen del Pilar, las lecturas y el año de la fe. Una frase que recuerdo bien es la siguiente: "Una cosa es escuchar y otra creer, en esto consiste el paso de la fe". Finalizada la Santa Misa, pasamos los sacerdotes a deleitar el almuerzo en la casa parroquial. 

 "Hemos visto que la fragilidad humana también está presente en la Iglesia, que la barca de la Iglesia también navega con viento contrario, en medio de tempestades que la acechan y, a veces, hemos pensado: ‘el Señor duerme y se ha olvidado de nosotros'... Esta es una parte de las experiencias de estos cincuenta años, pero también hemos tenido una experiencia nueva de la presencia del Señor, de su bondad, de su fuerza". 

 Monseñor Elías predicando

 Jesucristo, luz de los pueblos

 Icono del Año de la fe

 Fieles asistentes

 El coro

 Monseñor Bolaños y el Vicario Foráneo de la Vicaria "San Vicente"

 Entrega simbólica a representantes de las distintas parroquias
de la ciudad de San Vicente: Biblia y cruz.

 Palabras del párroco

Parte de la fachada de la Basílica del Pilar

"Si hoy la Iglesia propone un nuevo Año de la fe y la nueva evangelización, no es para conmemorar una efeméride, sino porque hay necesidad, todavía más que hace 50 años. Y la respuesta que hay que dar a esta necesidad es la misma que quisieron dar los Papas y los Padres del Concilio, y que está contenida en sus documentos. También la iniciativa de crear un Consejo Pontificio destinado a la promoción de la nueva evangelización, al que agradezco su especial dedicación con vistas al Año de la fe, se inserta en esta perspectiva. En estos decenios ha aumentado la «desertificación» espiritual. Si ya en tiempos del Concilio se podía saber, por  algunas trágicas páginas de la historia, lo que podía significar una vida, un mundo sin Dios, ahora lamentablemente lo vemos cada día a nuestro alrededor. Se ha difundido el vacío. Pero precisamente a partir de la experiencia de este desierto, de este vacío, es como podemos descubrir nuevamente la alegría de creer, su importancia vital para nosotros, hombres y mujeres. En el desierto se vuelve a descubrir el valor de lo que es esencial para vivir; así, en el mundo contemporáneo, son muchos los signos de la sed de Dios, del sentido último de la vida, a menudo manifestados de forma implícita o negativa. Y en el desierto se necesitan sobre todo personas de fe que, con su propia vida, indiquen el camino hacia la Tierra prometida y de esta forma mantengan viva la esperanza. La fe vivida abre el corazón a la Gracia de Dios que libera del pesimismo. Hoy más que nunca evangelizar quiere decir dar testimonio de una vida nueva, trasformada por Dios, y así indicar el camino" (Benedicto XVI, homilía en la apertura del año de la fe). 

miércoles, 10 de octubre de 2012

SÍNODO DE LOS OBISPOS 2012. XIII ASAMBLEA GENERAL ORDINARIA


INTERVENCIÓN DE MONSEÑOR JOSÉ ELÍAS RAUDA
OBISPO DE SAN VICENTE, EL SALVADOR

Mi intervención tiene como punto de referencia los números 69, 84 y 168 del Intrumentum Laboris, que señalan los obstáculos internos y externos para la Nueva Evangelización; uno de estos obstáculos lo constituye el mismo clero: pérdida del entusiasmo pastoral; disminución del impulso misionero; las celebraciones litúrgicas privadas de una profunda experiencia espiritual; la falta de alegría y de esperanza es tan fuerte que incide en la misma vida de nuestras comunidades cristianas … (IL 69), y en los sacerdotes se debilita la vivencia de la fe y la caridad pastoral.
La Nueva Evangelización es propuesta en estos contextos como una medicina para dar alegría y vida, contra cualquier tipo de miedo (IL 69, 168). Esta exige realizar la formación sacerdotal de manera que tengamos sacerdotes formados integralmente, capaces de evangelizar el mundo de hoy, convencidos, y fervientes ministros de la Nueva Evangelización, servidores fieles y apasionados por Cristo, por su misión y salvación (cf. PDV 10). Para lograr este propósito el Seminario deberá ser escuela y casa para la formación de discípulos y misioneros, en donde los candidatos vivan la vida a ejemplo de la comunión apostólica en torno a Cristo Resucitado (DA, 316). Pero, ante todo, deberá ser el lugar donde se forme y promueva la vida de fe, y facilite en los seminaristas adquirir “el espíritu del Evangelio y una relación profunda con Cristo” (CIC, 244). Sólo una fe sólida y robusta, propia de los mártires y santos puede dar ánimo a tantos proyectos pastorales, suscitar la creatividad pastoral e impulsar las diócesis y parroquias, los sacerdotes y fieles, a que transmitan con un nuevo ardor a través y los nuevos medios de Comunicación social la fe cristiana y el Evangelio de Cristo (Mc. 16,16; EN 5).

S.E.R. Mons. José Elías RAUDA GUTIÉRREZ, O.F.M.
Obispo de San Vicente (El Salvador)
Martes, 9 de octubre de 2012