domingo, 29 de julio de 2012

CELEBRACIÓN LITÚRGICA EN HONOR A SAN IGNACIO DE LOYOLA


AMISTAD BUENA, SANA Y SANTA

“Dime con quien andas y te diré quien eres”. Es una justa afirmación de la sabiduría popular. Nosotros vamos pasando a ser aquellos de quien nos volvemos amigos. Si nuestra amistad frecuente es con un amigo de actitudes negativas e inmorales, o nos rebajamos o nos pervertimos; pero si tratamos con un amigo bueno, sano y santo, entonces nos promovemos y mejoramos nuestra calidad de vida.

Al lanzar una mirada panorámica dentro de la Iglesia y fuera de ella, podríamos decir que asistimos felizmente a un redescubrimiento del valor de la vida de los Santos. Algunos afirman que ultrapasados están los tiempos en que se romanceaba su vida en tonos tan angélicos, tanto que se volvían casi extra-terrestres, haciendo parte de un museo de héroes de los divino, pero inaccesibles a la imitación de nuestra frágil condición humana.

La Iglesia de nuestros días recomienda vivamente a sus fieles el culto de los Santos: el recurso a su intercesión por nosotros a Dios y la apertura a sus ejemplos de vida. Así nos lo recuerda el Concilio Vaticano II: “Es, por tanto, muy justo que amemos estos amigos coherederos de Jesucristo, nuestros hermanos y grandes bienhechores, pues ellos son 'ejemplo que nos entusiasma' a llegar a una vida más perfecta de santidad” (Lumen Gentium 50-51).

San Ignacio de Loyola, es un santo poco conocido entre los cristianos católicos, pero que tuvo un papel de gran relieve en la historia de su tiempo, es decir, en el siglo XVI. Su influjo ha perdurado bien vivo hasta nuestros días, sobre todo, a través de los Ejercicios Espirituales (Retiros), de los cuales fue su autor; y a través de la Compañía de Jesús, Orden religiosa que él fundó “para la mayor gloria de Dios” y “mayor servicio del prójimo”. Hoy cuenta con alrededor de 18, 000 miembros (sacerdotes, hermanos, estudiantes y novicios), llamados los “Jesuitas”, expandidos por los 5 continentes, en más de una centena de países.

Es bello considerar que muchos discípulos de Ignacio de Loyola, son más conocidos que su maestro espiritual y fundador. ¿Quién no ha oído hablar de San Francisco Javier (Patrono de la Infancia y Adolescencia Misionera), San Juan Brito, del Padre Antonio Vieira o del “santo” Padre Cruz? Todos estos son jesuitas, miembros de la Compañía de Jesús que San Ignacio fundó.

“En todo amar y servir para la mayor gloria de Dios”, es una leyenda bien ajustada al cuadro de la vida de San Ignacio. Un hombre seducido por las glorias y vanidades del mundo, pero que dio a su vida un giro de conversión salvadora, cuando ya tenía 30 años. En poco tiempo, fue aprendiendo el arte de “en todo amar y servir”, y de este arte se volvió un maestro insigne. Aquí se funda la razón por la cual San Ignacio, atrae a través de los tiempos, con la intención de que uno comprenda “qué es la voluntad de Dios”, “qué quiere el Señor de mí”, es decir, descubrir la vocación universal y particular, secreto innegable de la felicidad.

La lectura de la vida de los Santos, tuvo un papel providencial de relieve en la conversión de Ignacio. Animo a frecuentar la vida de san Ignacio y de los demás santos, ocasión providencial para nuestro crecimiento en la vida humana y espiritual. Por que si así sucedió con Ignacio de Loyola, ¿por qué no ha de suceder conmigo también?


31-Julio-2012
456 aniversario de su nacimiento para el cielo


Inspirado en el libro "Em tudo amar e servir"
Dário Pedroso, S.J.

Patrono del blog

domingo, 22 de julio de 2012

JÓVENES



LA CRUZ, FUERZA DE ATRACCIÓN,
MÁS ALLÁ DE LA ESTRUCTURACIÓN


El objetivo de las jornadas juveniles eclesiales, deben proseguir con el interés principal del Beato Juan Pablo II: la Nueva Evangelización, que también está destinada a los jóvenes. La Iglesia tiene mucho para transmitir a los jóvenes, así como los jóvenes tienen mucho para transmitir a la Iglesia. Este diálogo debe ser franco, claro y valiente. El mismo incentivará al encuentro y al intercambio entre las generaciones y será para la Iglesia y la sociedad una fuente de riqueza y juventud” (Papa Juan Pablo II, Colonia 2005).

Llama la atención al observar la asistencia de los jóvenes, a una jornada juvenil organizada en alguna diócesis, donde los jóvenes con conciencia plena o superficial, movidos por un objetivo claro o por intenciones segundas, por convicción o curiosidad, con una propaganda fuerte en algunos lugares y raquítica o nula en otros, ante una estructura que no va al unisono, sienten la atracción a algo, más bien dicho, hacia Alguien. Nos referimos a Jesucristo eternamente joven, pero un Cristo alzado sobre la Cruz ofreciendo vida, y "vida en abundancia" (Juan 10, 10).

Detrás de estructuras que se mueven o no al mismo compás, encontramos sacerdotes, religiosas, laicos, en este caso laicos jóvenes, que no se desaniman incluso con carencias de medios o apoyo humano eclesial. Cristianos que se compadecen de ver jóvenes ilusionados o solo llenos de una mera emoción producto del contexto y la edad, teniendo presentes la persona de Jesús como el Buen Pastor (cf. Salmo 22, Juan 10). En resumen, apostándole a los jóvenes, en los cuales Dios sabe la manera de como los conducirá.

Sin lugar a dudas el Espíritu Santo está presente, de una u otra manera llega a la mente y al corazón de los jóvenes, se adapta a las diversas circunstancias, para introducirlo en la atracción que ejerce Jesucristo desde la Cruz. Por supuesto, lo ideal sería poseer una estructura compacta, seria, permanente, pedagógica humanamente hablando, pero aún así, Dios hace la obra, su obra. 

video

"Si a los jóvenes se les presenta a Cristo con su verdadero rostro, 
ellos lo experimentan como una respuesta convincente 
y son capaces de acoger el mensaje, 
incluso si es exigente y marcado por la Cruz".
(Juan Pablo II)










¡¡¡FELICIDADES MONSEÑOR!!!
video
50 AÑOS DE VIDA

«¡Alegraos siempre en el Señor!» (Flp 4,4)
«Siate sempre lieti nel Signore!» 

sábado, 14 de julio de 2012

ORDENACIÓN PRESBITERAL


"SIN EL AMOR, EL SACERDOTE
NO PODRÍA MANTENERSE FIEL EN EL MINISTERIO"
(Mons. Elías Rauda)

Ahora la Iglesia se ha revestido de alegría, porque en la Diócesis de San Vicente han nacido tres nuevos presbíteros, tres jóvenes decididos a donar su vida para contribuir a la dilatación del Reino de Dios. Se trata de los padres Salvador Candelario, Samuel Orellana y Hugo Castillo. Los tres cursaron el año propedeutico en el Seminario Menor "Pío XII" (San Vicente),entre los años 2004-2005. Luego, el entonces seminarista Walter Hugo fue enviado a cursar la filosofía y teología, en el Colegio Eclesiástico Internacional Bidasoa (Pamplona, España). En cambio, Salvador y Samuel cursaron la filosofía en el Seminario Mayor "Nuestra Señora del Camino" (Sololá, Guatemala) y en el Seminario Juan XIII (Santa Ana) respectivamente; la teología, en el Ateneo Pontificio "Regina Apostolorum" (Roma, Italia). El padre Samuel es licenciado en Teología Moral (Roma) y el padre Salvador retorna a la Ciudad Eterna, para continuar su licenciatura en Sagrada Escritura y colaborar en una parroquia de dicha ciudad.


La Santa Misa se llevo a cabo a las 10: 00 a.m., en la Catedral de San Vicente, la cual fue presidida por el Excmo. Monseñor Elías Rauda (obispo de San Vicente) y concelebrada por alrededor de 37sacerdotes (29 de la diócesis vicentina y 8 de la Arquidiocesis de San Salvador y del extranjero), aparte de los diáconos. Habían seminaristas de Brasil, Puerto Rico y Nicaragua, por supuesto, una buena cantidad de fieles laicos y unas cuantas religiosas de distintas congregaciones.

La liturgia de la Misa estuvo muy bien preparada, solemne, alegre. Hubieron cantos litúrgicos en español, latín e italiano. El coro de la Parroquia "San Miguel Arcángel", dirigido por el padre Víctor solemnizó la ceremonia. 

Monseñor en su homilía involucró a los ordenandos, al clero y a los fieles asistentes, en la comprensión del sacerdocio de Jesucristo de manera general; y luego, pasó a algunas aplicaciones practicas, basadas en experiencias positivas y negativas observadas en el ejercicio del ministerio.

 Recibimiento de los neo-presbíteros por mariachis
en la entrada del seminario mayor

 Diacono nicaragüense compañero 
de los padres Salvador y Samuel

Padre Salvador, recordando ser parte del primer grupo que recibió clases por parte de su servidor y de mis estimados compañeros diáconos del año 2005.
*****

video

"Non abbiate paura"
(Giovanni Paulo II)

jueves, 12 de julio de 2012

FELICITACIONES


INSTITUCIÓN DE MINISTERIOS

Extiendo un saludo fraterno de felicitación, a los estimados seminaristas que han recibido los Ministerios de Acolitado y Lectorado, ayer en la Santa Misa presidida por el Excmo. Monseñor Elías Rauda, en el Seminario Mayor de La Inmaculada, San Vicente (http://semisanvicente.blogspot.com). 

Los seminaristas Alex, Antonio y Lucas (Izq. a der.) están finalizando el cuarto año de teología. Con ellos iniciamos el primer Bieno Filosófico 2008 de la institución. En cuanto a Jacinto, está realizando el año pastoral en la Parroquia "San José", Verapaz y le acompañamos formativamente en el 2010. 

De una manera particular, se felicita al seminarista Antonio, originario de la ciudad de San Vicente y perteneciente a la Parroquia "El Santuario". Los sacerdotes y fieles de dicha parroquia nos unimos a su alegría y le deseamos un fortalecimiento vocacional, en el ejercicio de los ministerios recibidos.

Pedimos oraciones por estos cuatro hermanos en el Señor, para que en está su preparación hacia el Diaconado, afiancen su entrega a Dios y a la Iglesia, de cara al ministerio sacerdotal.

"Antes de que alguien sea promovido al diaconado, tanto permanente como transitorio, es necesario que el candidato haya recibido y haya ejercido durante el tiempo conveniente los ministerios de lector y acólito" (Código de Derecho Canónico, canon 1035). 


lunes, 9 de julio de 2012

COMPARTIENDO EXPERIENCIAS


"DESDE EL MOMENTO DE NUESTRA ORDENACIÓN,
NOS CONSAGRAMOS PARA SERVIR"
(Monseñor Constantino Barrera)

El día martes 3 de julio, en la vivencia de los ejercicios espirituales junto al clero vicentino, se tuvo la presencia del padre Constantino Barrera, elegido para ser obispo de la Diócesis de Sonsonate, cuya ordenación episcopal será el 4 de agosto, en la ciudad de Sonsonate. El aún padre Constantino nos compartió antes y después de la conferencia pedida, lo referente a su nombramiento episcopal, cuyas palabras envueltas de amenidad, sencillez y confianza en Dios, me transportaron a la encarnación del Hijo de Dios, quien desde su nacimiento humilde está consagrado al servicio de la humanidad, con alegría, convicción y entrega total. 

A manera de breve testimonio, el padre Constantino se unió al Equipo Formador del Seminario de la Inmaculada, desde agosto a noviembre del año 2010, formando equipo con el rector de ese momento y su servidor. El padre estaba encargado del área espiritual. En esos meses el padre Constantino contribuyó visiblemente a la constitución de un ambiente agradable, llevadero y solidario. Luego fue elegido para fungir como rector de San José de la Montaña. Realmente, se agradece los meses en los cuales compartió en el seminario parte de su tiempo, los cuales aprovechó para transmitir la alegría y bondad que porta en su interior, compaginándolas con el ejercicio de la disciplina y corrección fraterna.

Invitamos a orar y apoyar a Monseñor Constantino, para que se preparé de la mejor manera de cara a su consagración episcopal y ejerza su ministerio según Jesucristo el Buen Pastor.

"No se puede vivir solo de emociones"
(Mons. Constantino Barrera)

"En medio de nuestras deficiencias sigamos juntos"
(Mons. Constantino Barrera)

video

"Si no vemos el misterio en la Palabra, se nos vuelve solo humana"

viernes, 6 de julio de 2012

MEDITACIÓN


"TODOS HONRAN A UN PROFETA, 
MENOS EN SU PATRIA"
(Marcos 6, 4)

En aquel tiempo, Jesús fue a su tierra en compañía de sus discípulos. 
En el Evangelio proclamado el domingo XIII del Tiempo Ordinario, se nos narra que Jesús se trasladó al otro lado del lago, antes de ello, predicó e hizo milagros en Decapolis (Mc 5, 20). Ahora se nos narra que vuelve a su tierra: Nazaret. 

Llegado el sábado, comenzó a enseñar en la sinagoga. 
Los letrados y rabinos enseñaban en Israel por oficio. Y su oficio era comentar la Ley y las tradiciones de los mayores, leer lo que estaba escrito y repetir lo que ellos habían aprendido antes en las escuelas, administrar las verdades y creencias adquiridas, lo que siempre se había dicho. El Señor Jesús era tenido como maestro por el pueblo (Mt 8,19). Con la autoridad  enraizada conscientemente en su identidad, ingresa a la sinagoga donde enseñan los maestros autorizados, y ejerce el mismo ministerio de ellos, aunque el efecto producido en los oyentes es novedoso, por ello provoca asombro.

Los numerosos oyentes se llenaron de admiración y decían: ¿De dónde le viene todo esto?¿De dónde le viene esa sabiduría y ese poder para hacer milagros?
Entre la gente de su tierra se suscita de una manera paulatina, una serie de ciertos silogismos, un análisis  "in crescendo" en búsqueda de la respuesta a la admiración comunitaria. Este análisis nos ayuda a fortalecer el Jesús histórico, realmente hablaba y hacia cosas fuera de lo común, pero enfocadas al bien integral de la persona. 

¿Qué no éste el carpintero, el hijo de María, el hermano de Santiago, José, Judas y Simón? ¿No viven aquí, entre nosotros, sus hermanas?
"Carpintero, es según el término del original griego (tekton), el operario que trabaja la madera, la piedra y el metal, en fin, todos los materiales de construcción. Se diría que Jesús, en continuación de José, era el artífice cualificado de la tierra (el nombre es precedido del articulo). El hijo de María. Los israelitas no designaban un hijo con el nombre de la madre, ni aunque fuera después de la muerte del padre. Siendo así, el identificativo "el hijo de María", en la boca de aquella gente, conocedora tal vez del problema de José (cf. Mt 1, 18-25. 19)., puede ser calumnia. En Marcos y en la tradición  evangélica en general, la expresión tiene sentido teológico: apunta a la concepción virginal. Hermanos de Jesús. Aún hoy como en la antigüedad, el término "hermano" no solo significa aquel que lo es en el sentido corriente, sino también es aplicable a otro pariente más o menos cercano (cf. Gen 13, 8; Lv 10, 4; Mt 12, 46). Jesús es "el hijo" (el articulo figura en el texto original), el hijo único de María. Estos "hermanos y hermanas" de Jesús (de ellas apenas se habla aquí) son por tanto, sus parientes de parte de María y/o José. La fe en Jesucristo, por la cual se entra en comunión de vida con la Santísima Trinidad, dará al término "hermano/hermana", su sentido más genuino: hermanos son los cristianos, los discípulos de Cristo (cf. Mc 3, 31-35; Mt 12, 47-50; Lc 11, 27-28; Jn 2, 4; Hch 1, 15)" (Biblia Sagrada, Franciscanos Capuchinos, Lisboa). 

Y estaban desconcertados. Pero Jesús les dijo: "Todos honran a un profeta, menos los de su patria, sus parientes y los de su casa" 
Jesús no escapa a la ley psicológica del rechazo, confirmada por la experiencia. Si uno se pregunta el motivo del rechazo, podríamos citar algunas causas: por falta de fe de las personas (en contraposición al Evangelio del Domingo XIII), las cuales aceptaban admiradas su sabiduría y poder; el no trascender de lo humano a lo divino; el conocer a Jesús y a su familia desde pequeño, etc. A todos nos sucede lo mismo, solo que en distintos niveles: internacional, nacional, local, familiar, eclesial, clerical...

Ahora, haciendo alusión a Monseñor Romero, en El Salvador está claro que tanto a nivel eclesial como civil, hay seguimiento y rechazo. En el momento histórico en el cual él se pronunció y actuó, no encontró la apertura en los salvadoreños de élite, para dejarse transformar por la riqueza del evangelio. La soberbia y los intereses mezquinos se oponen a la  escucha de la Palabra de Salvación (cf. Verbum Domini, n. 26). Fuera de nuestro país Monseñor Romero es muy valorado, lo cual suscita hasta escándalo en ellos cuando escuchan el rechazo de sus propios connacionales. Por supuesto, las nuevas generaciones no fuimos contemporáneos a Monseñor Oscar Arnulfo, pero el afán de conocerlo nos lleva a investigar su  ministerio, produciendo admiración, respeto y coraje para avanzar en la misión encomendada. 
Solo por citar un sencillo recuerdo: cuando participé en el Curso Internacional para Formadores de los Seminarios (Leggiuno), cada padre pasaba al frente a presentarse, teniendo como fondo una proyección sobre datos muy básicos de su país de origen. Cuando el padre Eduardo y su servidor pasamos al frente y en la proyección aparecía que eramos de El Salvador, los padres de diferentes nacionalidades empezaron a decir: "Monseñor Romero", "el país de Monseñor", "el país del gran mártir", luego surgieron los aplausos por la figura de él. 

"Y no pudo hacer allí ningún milagro, solo curó a algunos enfermos imponiendoles las manos. Y estaba extrañado de la incredulidad de aquella gente. Luego se fue a enseñar a los pueblos vecinos". 
Por supuesto el rechazo no es absoluto, porque aunque muy pocos enfermos se sanaron, eso es señal que había gente con fe. Al igual que en nuestro país, no hay un rechazo absoluto a Monseñor Romero, más aún, despacio va creciendo la devoción en torno a él. Jesús posiblemente esperaba una gran acogida de parte de su gente, por el bien realizado en otras partes y cuya información llegaba a los oídos de los nazarenos. Al final, sigue su recorrido ofreciendo la Buena Nueva a quien lo deseara. 

ALGUNAS APLICACIONES:
- Pidiendo la asistencia del Espíritu Santo, ir más allá de lo humano, ya sea aplicado a Cristo como a una persona.
- Dejar a un lado la soberbia, el ego, el excesivo análisis, y aprender a ver también con ojos de fe.
 - No desanimarse ante el rechazo, en concreto, en lo referente a la proclamación de la Palabra de Dios y presentación testimonial ante los demás.
- Llevar a cabo la misión encomendada por Dios y la asimilación consciente de su voluntad.