miércoles, 27 de junio de 2012

MEDITACIÓN


JESUS TIENE EL PODER DE SANAR Y SALVAR,
A QUIEN LOS DEMÁS CONSIDERAN YA MUERTO

San Marcos 5, 21-43

Jesús pasó de nuevo en la barca a la otra orilla y se aglomeró junto a él mucha gente; él estaba a la orilla del mar.Llega uno de los jefes de la sinagoga, llamado Jairo, y al verle, cae a sus pies.
Las personas deseaban estar cerca de Jesús, porque "nadie había hablado como este hombre" (Juan 7, 45). Estaba a las orillas del mar de Galilea. En medio de esa aglomeración de personas, se acerca al Señor un jefe de la sinagoga. ¿Qué es una sinagoga? Una sinagoga es el espacio al cual los creyentes judíos asisten para celebrar las ceremonias religiosas. La sinagoga es el equivalente de la iglesia para los cristianos y su nombre proviene del griego, idioma en el cual significa “lugar de reunión”. Observemos bien, se trata de un jefe de sinagoga, un judío celoso de la ley y de la religión Judía. Si tenemos una visión general, basada en el Nuevo Testamento, sobre la relación de los lideres o judíos practicantes con Jesús, sabemos que no reconocieron su divinad. Por tanto, Jairo rompe dichos esquemas, se postra ante la presencia de Jesús. Este es un judío que no encuentra en su religión lo que si cree poder encontrar en Jesús, cuya fama ya estaba extendida.

y le suplica con insistencia diciendo: «Mi hija está a punto de morir; ven, impón tus manos sobre ella, para que se salve y viva.»
En el N.T. la acción de imponer sobre la cabeza de uno las manos, tiene significados distintos, según el contexto en el que se sitúe. En el caso de la hija de Jairo tiene el significado de curación, sanación. Una sanación que ofrece liberación de la enfermedad y una vida saludable.

Y se fue con él. Le seguía un gran gentío que le oprimía.
Jesús no desatendió el clamor del padre afligido, y teniendo clara su misión de atender a los enfermos, tanto corporal como espiritual, se dirige hacia la casa de Jairo. Las personas iban con él apretándolo, bien por curiosidad, o por no separarse de él o tal vez por seguir confirmando su fe. 

Entonces, una mujer que padecía flujo de sangre desde hacía doce años, y que había sufrido mucho con muchos médicos y había gastado todos sus bienes sin provecho alguno, antes bien, yendo a peor, habiendo oído lo que se decía de Jesús, se acercó por detrás entre la gente y tocó su manto. Pues decía: «Si logro tocar aunque sólo sea sus vestidos, me salvaré.» Inmediatamente se le secó la fuente de sangre y sintió en su cuerpo que quedaba sana del mal.
La mujer hemorroísa aparece como segundo personaje necesitado del poder sanador de Jesús, con la diferencia que ella busca para si misma este beneficio. Al igual que Jairo, se ha enterado del surgimiento de Jesús entre pueblo para hacer el bien. Pareciera que por el bullicio y el apretujamiento alrededor del maestro, le era muy difícil a la hemorroísa hacerse escuchar por El. Entonces, motivada por la fe (alguna predicación posiblemente habrá escuchado por medio de otras personas sobre Jesús respecto a la fe), decide tocar su manto, el cual no lo ve como un objeto separado de Jesús, sino formando parte de su persona, de su forma externa de presentarse a los demás.

Pienso en tantas personas que han gastado mucho dinero, empeñado bienes materiales o hasta robado, por salir de una enfermedad acudiendo a doctores o hasta charlatanes prometedores de salud, ya sean pseudo médicos o hechiceros con facha cristiana. 

Al instante, Jesús, dándose cuenta de la fuerza que había salido de él, se volvió entre la gente y decía: «¿Quién me ha tocado los vestidos?» Sus discípulos le contestaron: «Estás viendo que la gente te oprime y preguntas: "¿Quién me ha tocado?"» Pero él miraba a su alrededor para descubrir a la que lo había hecho.
La respuesta de los discípulos parece lógica, pues tanta gente apretando y tocando a Jesús, y El preguntando sobre quien le había tocado el manto. Jesús hace caso omiso a los discípulos, ¿por qué? ¿en qué se diferenció con los discípulos en este caso? Según mi parecer, los discípulos ven en masa, poseen una visión humana nada más; mientras Jesús, ve en particular (cf. Isaías 43, 1-5). 

Entonces, la mujer, viendo lo que le había sucedido, se acercó atemorizada y temblorosa, se postró ante él y le contó toda la verdad. El le dijo: «Hija, tu fe te ha salvado; vete en paz y queda curada de tu enfermedad.»
Ante la pregunta de Jesús y al verse sanada por la fe en alguien de quien solo había escuchado, decide darse a conocer y expresar su manera de proceder. Como respuesta a la fe y sinceridad, Jesús le dice unas palabras tan hermosas, en las cuales le afirma la salvación, le desea la paz y le concede la deseada salud por parte de la mujer. Una salud que veía casi imposible y por eso agota su ultimo cartucho acudiendo al Señor, de quien se hablaba ya tanto. Es de notar que Jesús le ofrece no solo la salud corporal, sino también la salvación (cf. Gaudium et Spes). 

Mientras estaba hablando llegan de la casa del jefe de la sinagoga unos diciendo: «Tu hija ha muerto; ¿a qué molestar ya al Maestro?» Jesús que oyó lo que habían dicho, dice al jefe de la sinagoga: «No temas; solamente ten fe. Y no permitió que nadie le acompañara, a no ser Pedro, Santiago y Juan, el hermano de Santiago.Llegan a la casa del jefe de la sinagoga y observa el alboroto, unos que lloraban y otros que daban grandes alaridos.Y se burlaban de él. Pero él después de echar fuera a todos, toma consigo al padre de la niña, a la madre y a los suyos, y entra donde estaba la niña.Y tomando la mano de la niña, le dice: « Talitá kum », que quiere decir: «Muchacha, a ti te digo, levántate.» La muchacha se levantó al instante y se puso a andar, pues tenía doce años. Quedaron fuera de sí, llenos de estupor.
Después de darse la sanación de la hemorroísa, como narración intermedia entre la petición de Jairo y la llegada de Jesús a su casa, se narra que unos salen al encuentro de ellos, constatado la muerte de la niña. Jesús le pide a Jairo permanecer en la fe, una "fe capaz de mover montañas" (cf. Mateo 8). "Por la fe, el hombre somete completamente su inteligencia y su voluntad a Dios" (Catecismo de la Iglesia Católica, n. 143). Luego ingresar con los tres apóstoles, bases de Iglesia su apostólica, testigos cualificados del poder de Dios en Jesús. 

Jesús sabia que la niña estaba muerta, pero también era consciente de su poder. Ante burlas y lamentos, desafía la muerte, anticipa en la niña lo que iba a darse en El después de su sepultura: la resurrección. "Nada es imposible para Dios" (Lc 1, 37). Jesús, tal como lo narran diversos pasajes evangélicos y en diversas circunstancias, domina las leyes de la naturaleza.

Si hacemos una adaptación espiritual, a veces damos por muerto o perdido, lo que aún puede rescatarse. Nadie puede considerarse "caso perdido" aunque así aparente y se juzgue. Toda persona humana lleva en sus interior la capacidad de Dios. El Señor puede sacar de la muerte espiritual hasta el que está más hundido en el pecado. Las personas a veces jugamos y hasta duro, pero Dios que conoce el corazón del ser humano, sabe como intervenir en la vida de cada quien. Si nos consideremos cristianos, "imitemos estos mismos sentimientos de Cristo" (cf. Filipenses 2, 1-11). Después de sanar la niña, se levantó y se puso a andar; cuando el ser humano sale de lo que lo hundía, tiene una oportunidad más en la vida, se levanta y va hacia adelante por camino recto y seguro... Jesús es la gran oportunidad para reivindicarnos en el propio existir.

También encontramos un elemento común entre la hemorroísa y la niña: el numero doce. Doce años pasó la mujer padeciendo flujo de sangre; doce años tenía la niña. El número 12 es también simbólico. Significa "elección" (mercaba. org). 

Y les insistió mucho en que nadie lo supiera; y les dijo que le dieran a ella de comer.
Si hacemos nuevamente una adaptación espiritual, el deber de la Iglesia es alimentar en la fe, a la persona que ha ingresado o reingresado al rebaño de Jesucristo. Conducirla por verdes praderas y aguas tranquilas, guiándola por el recto sendero (cf. Salmo 22, 2-3).



domingo, 24 de junio de 2012

BUSCANDO RESPUESTA 1


Esta sección tiene la intención de aclarar confusiones o tratar de responder a preguntas que van surgiendo en el pueblo cristiano (fieles cristianos en general) o fuera de él, con relación directa o indirecta a lo que se cree, celebra, vive y se ora en la Iglesia.Se tratará de responder teniendo en cuenta la Sagrada Escritura, la Sagrada Tradición, el Magisterio, los Documentos eclesiales y la recta razón. Muchas veces los laicos se confunden por ver una misma acción realizada de distinta manera, incluso hasta llegan a ser acciones chocantes; un miembro de la jerarquía, puede en un momento llegar a dudar si es correcto lo que dice o hace, o pensar que lo que dice y hace es lo verdadero, cuando objetivamente puede estar errado. 

¿EN QUÉ CASOS SE NIEGA LA SAGRADA COMUNIÓN
DENTRO DE LA SANTA MISA?

Normativa 
"Todo bautizado a quien el derecho no se lo prohiba, puede y debe ser admitido a la sagrada comunión" (Código de Derecho Canónico c. 912).

Sagrada Escritura-Doctrina sobre la recepción y abstención de la Comunión
"El Señor nos dirige una invitación urgente a recibirle en el sacramento de la Eucaristía: "En verdad, en verdad os digo: si no coméis la carne del Hijo del hombre, y no bebéis su sangre, no tendréis vida en vosotros" (Jn 6,53).
Para responder a esta invitación, debemos prepararnos para este momento tan grande y santo. San Pablo exhorta a un examen de conciencia: "Quien coma el pan o beba el cáliz del Señor indignamente, será reo del Cuerpo y de la Sangre del Señor. Examínese, pues, cada cual, y coma entonces del pan y beba del cáliz. Pues quien come y bebe sin discernir el Cuerpo, come y bebe su propio castigo" 1 Co 11,27-29). Quien tiene conciencia de estar en pecado grave debe recibir el sacramento de la Reconciliación antes de acercarse a comulgar" (Catecismo de la Iglesia Católica nn. 1384-1385).

Casos en que debe negarse la recepción de la Sagrada Comunión
Si tomamos como base el canon 912 del Código de Derecho Canónico, en primer lugar se dice "todo bautizado" tiene la capacidad y derecho de recibir la Comunión, pues para eso Jesucristo quiso quedarse en el pan y el vino como alimento, para ser consumido por el ser humano (cf. Evangelio de San Juan 6), y en este caso, bautizado. Pero luego se aclara: "a quien el DERECHO NO se lo prohíba", es decir, hay una disposición objetiva que regula esta acción. 

En concreto, se prohíbe la comunión a:
- A los niños que aún no hayan llegado al uso de razón, o a los que no se juzguen suficientemente dispuestos (cf. CIC 914).
- .Los excomulgados (CIC 915).
-  Los que están en entredicho después de la imposición o declaración de la pena (Ibid).
-  Los que obstinadamente persistan en un manifiesto pecado grave (ibid):
   - "Un político católico que ha apoyado con su voto leyes a favor del aborto, o la eutanasia, no puede comulgar, pero tampoco alguien que ha votado «deliberadamente» por «un candidato precisamente a causa de su posición permisiva respecto a estos temas" (carta Dignidad para recibir la Santa Comunión. Principios generales. 2004).
    - "Los divorciados vueltos a casar" (Congregación para la Doctrina de la Fe, 14 de septiembre de 1994). 

En Teología Moral Sacramental se enseña que si un sacerdote sabe que un fiel está en pecado mortal y se acerca a comulgar, debe darle la Comunión. Luego se aconseja hablar con la persona rápidamente en privado. Poner la atención en la aclaración hecha por el Derecho: "MANIFIESTO pecado grave", es decir, conocimiento publico. Ejemplo de estos manifiestos pecados graves son los mencionados anteriormente y otros concretos que se dan en las parroquias, los cuales han de ser juzgados con prudencia y objetividad. 

Toda esta fundamentación aclara aquellos casos donde se niega la comunión, por falta de una formación más sólida, una decisión subjetiva y hasta por basarse en revelaciones no aprobadas por la Iglesia. 

jueves, 21 de junio de 2012

MEDITACIÓN DOMINICAL


"HASTA AQUÍ LLEGARÁS, NO MÁS ALLÁ.
AQUÍ SE ROMPERÁ LA ARROGANCIA DE TUS OLAS"

Es una frase perteneciente a una interpelación que Dios dirije a Job desde la tormenta. Esta frase a su vez, tiene conexión con el Evangelio de San Marcos 4, 35-41: "Se desató un fuerte viento y las olas se estrellaban contra la barca y la iban llenando de agua".  El Evangelio relata que Jesús dormía en la popa en ese momento, mientras las olas golpeaban con furia la barca, por ello los discípulos lo despertaron para decirle: "Maestro, ¿no te importa que nos hundamos?"

En la primera consideración, Dios le está haciendo ver a Job que todo lo creado tiene un limite, por más fuerte que parezca algo creado, por más poderoso que se presente, por más duro que golpeé, no es todopoderoso; por tanto, tiene un limite y un fin. Si hacemos la relación con el Evangelio, queda patente la actitud de Jesús ante las furiosos elementos naturales y el temor de los discípulos. Jesús tenía claro que esos elementos naturales productores de temor, tenían limite, aparte que él estaba consciente de su omnipotencia divina. 

Si ustedes observan la imagen colocada en esta entrada, los personajes presentes en la barca detrás de Jesús, no son los Apóstoles sino personas de diversas edades y condiciones. El ser humano de todas las épocas y circunstancias experimenta el miedo ante ciertas situaciones y realidades, en cuyo enfrentamiento algunas personas vencen y otras son vencidas, algunas resultan triunfadoras y otras sucumben ante el poderío de lo creado. 

La buena noticia para toda la humanidad es que "si Cristo está con nosotros, ¿ quién contra nosotros?" (Romanos 8, 31). Si hacemos una interpretación espiritual, diremos: la barca es nuestra vida, el lago es la realidad terrena en cual nos movemos o el andar en este mundo; las olas y el viento impetuosos, son los problemas, traumas, decepciones, malas decisiones, enfermedades, frustraciones, heridas, pruebas, el ambiente hostil e inmaduro de trabajo, etc., que golpean nuestra vida y desean hundirnos. Incluso, esas olas y viento impetuosos podrían interpretarse también como el demonio, el mundo y el pecado, deseosos de vernos temorosos, débiles, destruidos, "comiendo con los cerdos" (cf. Lucas 15, 16). 

En los Apóstoles se observan dos actitudes:  por una parte, se llenan de temor hasta experimentar una eminente destrucción, y por otra, sabedores del poder de Jesús, lo despiertan para que actué protegiéndolos y liberándolos de tal situación amenazante. Estimados lectores, desde el Bautismo, Jesús, la Santísima Trinidad inhabita en nuestra vida  (cf. Catecismo de la Iglesia Católica n. 1239), es decir, Jesús siempre nos acompaña, pero por nuestra terquedad, por nuestros pecados, por nuestras indiferencias, por nuestra falta de fe y confianza en Dios, Jesús está dormido... Pero si lo despertamos, Él actuará a favor de nuestras vidas, por dura que sea la situación o lo caído que ya nos encontremos..."Y es que a veces se nos olvida de que Jesús siempre esta allí, él esta junto a nosotros siempre y cuando lo busquemos y tratemos de agradarlo, por tal razón no deberíamos de temer a nada ni desconfiar, porque ante de ahogarnos por la tempestad, también El se tendría que ahogar, cosa que JAMÁS pasará. Pero nuestra humanidad y desconfianza por naturaleza nos hace olvidarnos del que protege nuestra vida es Jesús y que si El esta allí no hay nada que temer" (E. Monterrosa)


"Estimado lector y estimada lectora, no olvides que si una situación negativa es poderosa, su poder termina, su limite se extiende hasta donde comienza el poder inmenso de Dios... ¡¡¡'Todo lo podemos en Jesucristo que nos fortalece'!!! (Filipenses 4, 13)"

domingo, 17 de junio de 2012

SEXUALIDAD, MATRIMONIO Y FAMILIA


EL PAPÁ, CABEZA DE LA FAMILIA:
¿PASTOR O TIRANO?

En el calendario civil de El Salvador, ahora es la celebración del día del padre, ocasión para felicitar y al mismo tiempo, motivo por el cual deseo reflexionar sobre una realidad observable y hasta comprobable: http://www.monografias.com/trabajos2/viointrafam/viointrafam.shtml. No se si los títulos de la pregunta son los más indicados, pero la idea es la siguiente: se observa a nivel general dos situaciones con respecto al padre, como "cabeza de familia" (cf. Efesios 5, 23-25);por una parte, padres que en nombre de Jesucristo, Cabeza de la Iglesia, gobiernan con y en el amor a su familia;  y por la otra, padres que considerándose "el señor de la casa", comete atropellos contra la dignidad de los miembros de su familia. En otra palabras, ¿el ser papá da derecho a imponerse al estilo de un tirano en las delimitaciones de su hogar o  ha de ser pastor según Jesucristo el Buen Pastor en su iglesia domestica? Es edificante escuchar testimonios sobre padres que luchan por seguir la voz de Dios en el gobierno familiar e incluso, papás no cristianos tratando de hacer lo correcto en consonancia con la ley natural; como también, es lamentable escuchar lo contrario: insultos, golpes, prepotencias, abuso sexual sobre las hijas alegando que son "su propiedad", actitudes machistas e ilógicas, "esclavitud", etc.

Por naturaleza, y según el plan de la creación de Dios, el hombre es todavía cabeza de la familia, cabeza de la mujer como dice San Pablo en Efesios 5, 21-25, como el Padre es la Fuente, Principio y Cabeza de la Trinidad. La masculinidad es el principio más activo en la raza humana, así como el feminismo es el más receptivo. Esta es la distinción corpórea-psicológica entre el hombre y la mujer, la cual el feminismo está poco inclinado a aceptar, pero es la imágen de la Naturaleza Trinitaria de Dios reflejada en la naturaleza humana. Esto es muy evidente en el matrimonio, donde hombre y mujer se unen en el vínculo matrimonial. Si el hombre representa a Cristo en su familia, entonces debe haber dialogo con su mujer, compañera de gobierno, y con sus hijos, para proporcionar el equilibrio adecuado a la familia en conjunto y a sus miembros que la componen de manera individual. 

En resumen, "el auténtico amor conyugal supone y exige que el hombre tenga profundo respeto por la igual dignidad de la mujer: «No eres su amo —escribe san Ambrosio— sino su marido; no te ha sido dada como esclava, sino como mujer... Devuélvele sus atenciones hacia ti y sé para con ella agradecido por su amor». El hombre debe vivir con la esposa «un tipo muy especial de amistad personal». El cristiano además está llamado a desarrollar una actitud de amor nuevo, manifestando hacia la propia mujer la caridad delicada y fuerte que Cristo tiene a la Iglesia. El amor a la esposa madre y el amor a los hijos son para el hombre el camino natural para la comprensión y la realización de su paternidad" (Juan Pablo II, Familiaris Consortio, 25). 

Tema para papás

sábado, 16 de junio de 2012

MEDITANDO


EL REINO DE DIOS:
ELECCIÓN DE LO PEQUEÑO CON VISTAS A SER GRANDE

El lunes 28 de mayo de 2012 se reanudó el tiempo ordinario (semana VIII), pero los domingos sucesivos han estado marcados por dos solemnidades (Santísima Trinidad y Corpus Christi), ahora, décimo primer domingo del tiempo ordinario, se medita en si las lecturas correspondientes a este amplio tiempo litúrgico. 

San Marcos 4, 26-34

«También decía: "El Reino de Dios es como un hombre que echa el grano en la tierra; duerma o se levante, de noche o de día, el grano brota y crece, sin que él sepa cómo. La tierra da el fruto por sí misma; primero hierba, luego espiga, después trigo abundante en la espiga. Y cuando el fruto lo admite, en seguida se le mete la hoz, porque ha llegado la siega".

Decía también: "¿Con qué compararemos el Reino de Dios o con qué parábola lo expondremos? Es como un grano de mostaza que, cuando se siembra en la tierra, es más pequeña que cualquier semilla que se siembra en la tierra; pero una vez sembrada, crece y se hace mayor que todas las hortalizas y echa ramas tan grandes que las aves del cielo anidan a su sombra". Y les anunciaba la Palabra con muchas parábolas como éstas, según podían entenderle; no les hablaba sin parábolas; pero a sus propios discípulos se lo explicaba todo en privado».


En dicho texto evangelico, Jesús explica el misterio del Reino de Dios mediante dos parábolas: el Reino de Dios es como un grano de trigo echado en la tierra, que brota y crece hasta que, sin saber cómo, llega a ser trigo abun­dante; el Reino de Dios es como un grano de mostaza, que siendo la más pequeña de las semillas, crece hasta hacerse la mayor de las hortalizas, de modo que las aves del cielo anidan en sus ramas.


En Tierra Santa crecen varios tipos de plantas de mostaza, ya sea silvestres como la mostaza de campo,Sinapis arvensis, y la mostaza blanca, S. alba, o cultivadas, como la mostaza negra (ajenabe), S. nigra, de las cuales esta última parece ser la mencionada en el Evangelio. Nuestro Señor compara el Reino de Dios a un grano de mostaza , un término familiar para denotar la cosa más pequeña posible (cf. Talmud Jerus. Peah, 7; T. Babyl. Kethub., III B), "que tomó un hombre y la sembró en su campo" y que "cuando crece es mayor que las hortalizas". El árbol de mostaza en Palestina alcanza una altura de diez pies (3.5 metros) y es el refugio favorito de jilgueros y pinzones.

Las parábolas del trigo que crece indefectiblemente y del grano de mostaza que crece hasta un árbol magnífico, destacan el crecimiento del Reino de Dios en el mundo. Jesús extiende su mirada hacia el futuro y ve que, a pesar de la modestia de los orígenes, la Iglesia crecerá y llenará el mundo (con 12 humildes y sencillos apóstoles, y otros seguidores, pero con apertura y disponibilidad al servicio del Reino de Dios). Sólo dentro de la Iglesia de Cristo tenemos expe­riencia del Reino de Dios.

Si nos preguntamos: ¿Qué es el Reino de Dios?, el Beato Juan Pablo II nos lo responde en su Encíclica "Redemptoris Missio": «El Reino de Dios no es un concepto, no es una doctrina, no es un programa sujeto a libre elaboración; el Reino de Dios es ante todo una persona, que tiene el rostro y el nombre de Jesús de Nazaret, imagen del Dios invisible» (n. 18) Por eso es que se puede encontrar sólo dentro de la Iglesia. Es que «la luz de los pueblos, que es Cristo, resplan­dece sobre la faz de la Iglesia», como leemos en la Lumen Gentium.

Las parábolas del crecimiento del Reino de Dios deberían ser suficientes para comprender que Jesucristo es el Señor de la historia. No es necesario tener fe para entender que aquí hay una auténtica profecía, demos una panorámica sobre el Reino de Dios en la historia humana y para mayor convicción, por supuesto se puede hacer un razonamiento en torno a ello. Esta ense­ñanza fue propuesta por Jesús alrededor del año 30 de nuestra era y fue registrada por escrito en el Evangelio de San Marcos no después del año 70 (en realidad, mucho an­tes). A la luz del desarrollo posterior y de la situación actual del cristianismo en el mundo, cualquier persona inteligente debe reconocer que Jesús fue de una clarivi­dencia extraordinaria. Él anunció este desarrollo de su Iglesia cuando nada hacía preverlo y cuando nadie lo habría imaginado. Al contrario, todo hacía suponer que ese movimiento había sido sofocado con la muerte de Jesús en la cruz, más aún, las autoridades judías intentaron terminar con esa realidad antes sus ojos (Mateo 20, 11-15). 

En fin, considero las palabras del  rabino Gamaliel como el criterio objetivo a seguir. En un momento en que los seguidores de Jesús eran un minúsculo grupo, aconsejó al tribunal judío: «'Desentendeos de estos hombres y dejadlos. Porque si esta idea o esta obra es de los hombres, se destrui­rá; pero si es de Dios, no conseguiréis destruirlos. No sea que os encontréis luchando contra Dios'. Todos aceptaron su parecer» (Hch 5,38-39). La historia ha registrado numero­sos episodios de persecución; pero no han conseguido destruir la Iglesia. Incluso, Benedicto XVI ha dicho que los enemigos de la Iglesia están dentro de Ella., u aun así el proyecto del Reino sigue adelante. Realmente, hay pruebas, datos, circunstancias, acontecimientos que conducen a una afirmación sensata sobre la Iglesia como obra de Dios. Hasta parece terquedad el estar contradiciendo algo tan evidente. 

PARA LA REFLEXIÓN PERSONAL:

- Como cristiano, ¿estás esforzándote secundado por la gracia divina para que el Reino de Dios se desarrolle en tu interior?

- ¿Estás colaborando por la extensión del Reino de Dios? ¿De qué manera?

-  Si estás trabando en la Iglesia de acuerdo a tu vocación particular, ¿crees que el desarrollo del Reino de Dios es obra de Dios? ¿si ves frutos te entra la tentación de pensar que todo es gracias solo a tu esfuerzo, capacidades o cualidades personales?


- Ante las decepciones provocadas por ciertas situaciones negativas en la Iglesia, ¿dudas de  la veracidad sobre la fundación y desarrollo de dicha institución divina-humana? 


lunes, 11 de junio de 2012

NOMBRAMIENTO PAPAL


"NOVUS EPISCOPUS"

El reverendo padre Constantino Barrera Morales, sacerdote del clero de la Diócesis de San Vicente, El Salvador y hasta ahora rector del Seminario Mayor Nacional "San José de la Montaña", en San Salvador, ha sido nombrado obispo de Sonsonate, El Salvador,  por el Papa Benedicto XVI. 
El reverendo padre Constantino Barrera Morales nació en el Cantón Rojita, Ciudad Victoria, departamento de Cabañas, Diócesis de San Vicente, El Salvador, en 1963.
Realizó los estudios eclesiásticos de filosofía en el Seminario "Pío XII"  de San Vicente y los teológicos en el Seminario Mayor Nacional "San José de la Montaña", en San Salvador. Obtuvo la licenciatura en Teología Dogmática en la Universidad de Navarra, en Pamplona, España.
Fue ordenado sacerdote el 8 de diciembre de 1990, para la Diócesis de San Vicente. Tras su ordenación, ha desempeñado los siguientes cargos: vicario parroquial de la Catedral de San Vicente, vicario parroquial de "Santa Bárbara", Sensuntepeque; párroco de "San Rafael Arcángel", Tejutepeque; vicario foráneo, formador en el Seminario Mayor de San Vicente y colaborador en la Parroquia de "Santiago Apóstol", Apastepeque.
Desde 2010, es rector del Seminario Mayor Nacional "San José de la Montaña", en San Salvador, El Salvador.

domingo, 10 de junio de 2012

SOLEMNIDAD DEL SANTÍSIMO CUERPO Y SANGRE DE CRISTO


LA FORMACIÓN DEBE ACOMPAÑAR
A LA ADORACIÓN Y DEVOCIÓN EUCARÍSTICA 

Al lanzar una mirada hacia y fuera de mi pueblo, comparto  la percepción del Papa Benedicto XVI, quien expresa que "da alegría constatar que muchas personas, sobre todo los jóvenes, están descubriendo la belleza de la adoración, tanto personal como comunitaria" (cf. Ángelus, 10 de junio de 2007). 

La vida cristiana es vida de Iglesia, que tiene su corazón en la eucaristía. No puede haber, pues, vida cristiana sin amor a la eucaristía, y por tanto, de la Iglesia. Estamos llamados a ser hombres  y mujeres que profesan, adoran y se alimentan de la Eucaristía. Indudablemente, el acercamiento a la Eucaristía transforma al ser humano. ´"La Iglesia vive de la Eucaristía. Esta verdad no expresa solamente una experiencia cotidiana de fe, sino que encierra en síntesis el núcleo del misterio de la Iglesia" (Ecclesia de Eucharistia n. 1).« La sagrada Eucaristía, en efecto, contiene todo el bien espiritual de la Iglesia, es decir, Cristo mismo, nuestra Pascua y Pan de Vida, que da la vida a los hombres por medio del Espíritu Santo ».(Conc. Ecum. Vat. II, Decr. Presbyterorum Ordinis, sobre el ministerio y vida de los presbíteros, 5.). Las personas son conscientes tanto de una manera inicial como progresiva, que Jesús mismo está presente en la Sagrada Eucaristía.

Ahora bien, si la persona se acerca a Jesucristo mismo presente en la Eucaristía, para obtener sabiduría, fortaleza y sosiego espiritual, ¿ para qué debe haber formación? ¿No será la formación un estorbo a la devoción eucarística? ¿No será que la formación debilite los sentimientos hacia Jesús Sacramentado?


DIRECTORIO SOBRE LA PIEDAD POPULAR Y LA LITURGIA:
Numero 161: 

La devoción eucarística, tan arraigada en el pueblo cristiano, debe ser educada para que capte dos realidades de fondo:
- Que el punto de referencia supremo de la piedad eucarística es la Pascua del Señor; la Pascua, según la visión de los Padres, es la fiesta de la Eucaristía, como, por otra parte, la Eucaristía es ante todo celebración de la Pascua, es decir, de la Pasión, Muerte y Resurrección de Jesús;

- Que toda forma de devoción eucarística tiene una relación esencial con el Sacrificio eucarístico, ya porque dispone a su celebración, ya porque prolonga las actitudes cultuales y existenciales suscitadas por ella.

CUANDO NO HAY FORMACION


Pues bien, es evidente que en la historia de la devoción eucarística, según tiempos y lugares, se han dado desviaciones, acentuaciones excesivamente unilaterales, incluso errores y abusos, unas veces en las exposiciones doctrinales, otras en las costumbres prácticas. Y por eso ahora, al tratar aquí de la espiritualidad eucarística, es necesario que señalemos algunas desviaciones comunes:

- El que el Santísimo se vuelva "algo rentable".
- Una acentuación parcial de la Presencia real eucarística que lleva en ocasiones a devaluar otras modalidades de la presencia de Cristo en la Iglesia: en la Palabra, por ejemplo, o en los pobres o en la misma inhabitación.
- El fomentar una "actitud intimista o espiritualismo capillista", descuidando o minisvalurando la atención pastoral, lo apostólico y misionero.
- Desear estar mucho tiempo en adoración, pero por evitar contaminarse con el mundo, el pretender escapar de la realidad humana, el desinterés por los colaborar en la solución de problemas familiares, comunitarios, sociales y eclesiales.
- El hacer espectáculos sentimentalistas y triunfalistas en torno a la Eucaristía.
- El insistir en una piedad eucarística pero presentar una actitud soberbia, discriminadora, irrespetuosa en el templo y ante el prójimo



"Que la Virgen María, Mujer eucarística,
nos introduzca en el secreto de VERDADERA adoración"

lunes, 4 de junio de 2012

SENTIDO PESAME


HA FALLECIDO EL CARDENAL RODOLFO QUEZADA TORUÑO

Desde la ciudad de San Vicente, me uno al pesar de la Arquidiocésis de Guatemala, por el fallecimiento del Cardenal Rodolfo Quezada Toruño, por su arzobispo emérito. 

Cuando me encontraba en el 3º año de teología, en el Seminario Mayor "Nuestra Señora del Camino", Sololá, Guatemala (año 2004), alrededor de las 11: 00 a.m., el Cardenal nos visitó a los seminaristas que conformábamos en ese entonces el Trienio Teológico.  El dijo unas palabras que aún recuerdo, asimilé y son un motor en mi vida personal y ministerial: "Si tu has descubierto una afición personal, desarrollala y ponla al servicio de los otros". También, en esa misma ocasión dijo: "Todas las mañanas después de hacer mis oraciones y celebrar la Eucaristía, lo primero que hago es ver el internet y buscar lo que ha dicho el Papa, para estar en consonancia con él y la Iglesia Universal". Gracias Monseñor por sus acertados consejos, su cercanía y ejemplo de comunión con Dios y la Iglesia. Invito a todos los lectores a unirnos en oración, para que el Señor le conceda el descanso eterno a Monseñor Quezada Toruño.

Conocido como el "obispo de la paz" por su trabajo en las negociaciones entre el Gobierno y la guerrilla en los años 80 y 90, murió hoy por enfermedad, informaron fuentes religiosas.
El cardenal de 80 años ingresó la mañana del lunes a un hospital privado con fuertes dolores en el estómago y falleció una hora después, alrededor de las 07:00 horas (local, 13:00 GMT), informó a periodistas el padre José Trujillo, allegado a la familia. La Iglesia Católica confirmó la noticia.
Una obstrucción intestinal relacionada a un cáncer le provocó la muerte, de acuerdo con informes médicos más precisos.
La noticia provocó innumerables reacciones inmediatas. El Gobierno de Guatemala, por medio de la vicepresidenta Roxana Baldetti, recibió la noticia "con gran pesar".
La Oficina de Derechos Humanos del Arzobispado de Guatemala (ODHAG) mostró consternación. "Muere un hombre ejemplar y como pastor de la Iglesia siempre dedicó su vida a buscar el bien de los demás y a denunciar las injusticias", dijo Nery Rodenas, director de la Oficina.
La dirigente indígena guatemalteca, Rigoberta Menchú, premio Nobel de la Paz en 1992, habló de "una gran pérdida para el país" y recordó que jugó un papel valioso para la firma de los Acuerdos de Paz, en un proceso de negociación que duró diez años (1986-96).
El cese el fuego definitivo se firmó el 29 de diciembre de 1996 y puso fin a 36 años de lucha armada interna que dejaron más de 200.000 muertos y más de 45.000 desaparecidos, de acuerdo con informes de la Verdad, uno de ellos auspiciado por el Arzobispado de Guatemala.
El obispo Quezada Toruño se había retirado de su labor pastoral. El 2 de octubre de 2010, el papa Benedicto XVI le aceptó la renuncia al gobierno pastoral de la Arquidiócesis de Guatemala, que en su momento presentó el Cardenal Quezada en conformidad al canon 401.
Para sucederlo el mismo pontífice nombró a monseñor Oscar Julio Vian Morales como nuevo arzobispo metropolitano de Guatemala, que fue consagrado el 4 de diciembre de 2010 en la Catedral Metropolitana de Guatemala por el nuncio de Su Santidad, Paul Richard Gallagher.
Muere Quezada Toruño, el "cardenal de la paz de Guatemala"

domingo, 3 de junio de 2012

SOLEMNIDAD DE LA SANTÍSIMA TRINIDAD


INDIVIDUALISMO VRS TRABAJO EN EQUIPO:
DOS TENDENCIAS PRESENTES EN LA LABOR ECLESIAL

La teología nos enseña que la actividad externa de Dios es común a las tres divinas Personas, y así todo lo que hace una de ellas para con las criaturas, lo hacen también las otras dos". Por otra parte, el tratado sobre la Trinidad también nos dice: "Las tres divinas personas no se distinguen ni por su Naturaleza, ni por sus perfecciones, ni por sus obras exteriores. Se distinguen únicamente por su origen". Con estas dos afirmaciones teológicas, podemos sustentar las dos tendencias presentes en el trabajo de Iglesia: individualismo y trabajo en equipo. 

No desarrollaré el tema en su totalidad, lo cual es amplio; por tanto, solo enunciaré algunas ideas. 

Sabemos que en la Iglesia hay una diversidad de carismas, habilidades, pensamientos, pero llamados a formar una unidad, un solo cuerpo (cf. Romanos 12). En principio esto es así, pero en la practica es otra historia. Es más fácil trabajar individualmente que en equipo, se puede pensar, pero eso no es necesariamente lo ideal. ¿Por qué se prefiere trabajar individualmente o no se desea trabajar en equipo? Citemos algunas consideraciones más comunes:
- Por buscar el protagonismo.
- Por considerarse superior y autosuficiente ante los demás.
- Por no confiar en los otros.
- Por falta de conocimientos sobre la "eclesialidad"
- Por falta de liderazgo en el dirigente.
- Por imposición de asignaciones o estructuras pastorales, las cuales a veces son ilógicas o dialogales. 
- Por falta de motivación.
- Por criterios cerrados diversos.
. Por pensar que siempre uno tiene la razón.

Trabajar en unión con los otros a todos nos cuesta, y posiblemente toda la vida nos costará; incluso, a veces lo intentamos, pero las actitudes y criterios de los miembros del equipo nos decepcionan o lastiman, pero ese emprendimiento en unidad es lo deseado por Dios Uno y Trino; esa es la cuestión. La Santísima Trinidad ha de ser nuestro modelo e inspiración. 

Obviamente, la humildad es elemento clave para trabajar en equipo dentro de la Iglesia. La humildad tanto para el coordinador por si lo hubiera, como por parte de los miembros a su disposición. Hacer todo para la mayor gloria de Dios (cf. 1 Cor 10), aunque nadie supiera de quien proceden las ideas, las cuales no son siempre del coordinador.Saber escuchar a todos los miembros, no solo hablar hablar como si el coordinador conteniera todos los principios y soluciones, y aunque así fuera, se debe escuchar al otro para que se sienta valorado . "La unión hace la fuerza", reza un dicho popular.

Cada persona tiene una riqueza por compartir, aunque en algunas "aparentemente" no se vea mucha. La diversidad no es contraria ni opuesta a la unidad, más aún, la unidad se vuelve más compacta y atractiva por contener aspectos distintos y enlazados entre sí. 

"Armonizar el tiempo del trabajo y las exigencias"
(Benedicto XVI, 3-Junio-2012)