domingo, 26 de febrero de 2012

REFLEXIÓN CUARESMAL


"Y ESTABA CON LAS FIERAS"
(S. MARCOS 1, 13)

En el evangelio de San Marcos 1, 13, se encuentra esta afirmación, la cual se contextualizará y adaptará a lo pretendido en esta reflexión en torno a la cuaresma.

El versículo 12 narra que Jesús después de haber sido bautizado en el río Jordán, impulsado por el Espíritu Santo, que se había posado sobre él revelándolo como el Cristo, el Hijo amado de Dios Padre, se retiró durante cuarenta días al desierto de Judá, donde superó las tentaciones de Satanás. Luego en el versículo 13, encontramos lo siguiente: "Y estuvo allí en el desierto cuarenta días, y era tentado por Satanás, y estaba con las fieras; y los ángeles le servían". 

* ¿Qué animales considerados perjudiciales se encuentran en el llamado desierto de Judá o Judea o Yeshimon? 

Sobreviven las lagartijas, serpientes, arañas, alacranes, buitres y coyotes. Sabemos del peligro que sobrellevan estos animales para el ser humano, por lo menos lo planteó a nivel general. En medio de éstos, estaba Jesús, sin recibir su ataque perjudicial. 

* Adaptación de ello en esta reflexión cuaresmal

Todos los días del año tenemos tentaciones y fieras del mal que desean perjudicarnos, inyectarnos su ponzoña, su veneno; pero hoy en cuaresma vemos esos animales más claros y fuertes, ya que muchos en este tiempo hacemos el propósito de obrar firmemente las cosas según la voluntad de Dios, permanecer en compañía del Señor Jesús en el desierto, a nivel espiritual. Mencionó algunas fieras, alimañas, tentaciones que están a nuestro alrededor, dispuestas a hacernos daño: la inclinación a la borrachera, el deleitarse en paginas de internet que contengan sexo, satanismo y criticas destructivas; perder el tiempo en cosas sin importancia,  la infidelidad en el matrimonio y en el noviazgo, el gasto desmedido por las próximas vacaciones, ignorando la opción por los pobres; las platicas con insultos, morbo, mentiras, sobornos y chismes; obligar a una pareja a imitar lo que se hace en la pornografía, a dejarse conducir por la ira, el odio y la venganza, etc. Recordemos lo que dice el versículo que estamos meditando: "Jesús estaba con las fieras". En esta cuaresma, como en la vida entera estaremos rodeados siempre de fieras, pero con la ayuda del Espíritu Santo, aprendamos a no dejarnos comer, herir o morder por ellas. Esta frase la podemos equiparar a la que dijo nuestro Señor Jesús, en la Ultima Cena, en el momento de orar por los apóstoles: "Estén en el mundo, sin ser del mundo" (Jn 17,11-18). 

Entonces, en este tiempo de Cuaresma debemos tener clara dos situaciones: 1. Que debemos adentrarnos al desierto espiritual con Jesús; 2. A medida que luchemos en esta cuaresma por ordenar nuestra vida, la tentación, las fieras del mal nos van a vociferar fuerte para despedazarnos, contaminarnos, alejarnos del propósito espiritual que nos hemos propuesto. Por lo tanto, no vayamos a caer en el siguiente pensamiento erróneo: si me esfuerzo; el mal, el pecado, el demonio y la tentación me botarán, ¿entonces para que luchar, si ellos son más fuertes que yo?

"En el desierto, lugar de la prueba, como muestra la experiencia del pueblo de Israel, aparece con intenso dramatismo la realidad de la kénosis, del vaciamiento de Cristo, que se despojó de la forma de Dios (cf. Flp 2, 6-7). Él, que no ha pecado y no puede pecar, se somete a la prueba y por eso puede compadecerse de nuestras flaquezas (cf. Hb 4, 15).

"Al comenzar este santo tiempo, animo a todos a que, guiados por la fuerza de Dios, intensifiquen la oración, la penitencia y la práctica de la caridad, para así llegar victoriosos y purificados a las celebraciones pascuales. Confiemos a la Virgen María estas intenciones (Benedicto XVI, Angelus 26 febrero 2012).

miércoles, 22 de febrero de 2012

TIEMPO CUARESMAL


MIÉRCOLES DE CENIZA 2012
(PAPA BENEDICTO XVI)


  


Benedicto XVI

La Cuaresma, un itinerario de renovación espiritual marcado por el significado simbólico que la Escritura da al número cuarenta, a saber: una paciente perseverancia, una larga prueba, un tiempo suficiente para ver la obra de Dios, un tiempo también para asumir nuestra propia responsabilidad”. 



El Papa recordó que el ejemplo de Jesús en el desierto, cuando fue tentado por el diablo, ayuda a “afrontar las dificultades con valentía y paciencia, a poner en Dios la confianza”. 

Benedicto XVI
“Invito a todos a que durante la Cuaresma, a imitación del Señor, sintamos cómo Dios fortalece nuestro espíritu y nos da la victoria, pese a las zozobras de la vida presente”. 



Entre los grupos de peregrinos había 100 personas de Inglaterra y Gales, pertenecientes al Ordinariato personal de Nuestra Señora de Walsingham, el primer grupo de anglicanos que se pasó a la Iglesia católica. 

domingo, 19 de febrero de 2012

CUARESMA 2012


VISIÓN GENERAL DEL MENSAJE DE BENEDICTO XVI
PARA LA CUARESMA 2012


Esquema:

1.  Introducción
2. “Fijémonos”: la responsabilidad para con el hermano.
3. “Los unos en los otros”: el don de la reciprocidad.
4. “Para estímulo de la caridad y las buenas obras”: caminar juntos en la santidad.

Introducción

- La Cuaresma nos ofrece una vez más la oportunidad de reflexionar sobre el corazón de la vida cristiana: la caridad.

- Este año deseo proponer algunas reflexiones a la luz de un breve texto bíblico tomado de la Carta a los Hebreos: «Fijémonos los unos en los otros para estímulo de la caridad y las buenas obras» (10,24). Esta frase forma parte de una perícopa en la que el escritor sagrado exhorta a confiar en Jesucristo como sumo sacerdote, que nos obtuvo el perdón y el acceso a Dios. 

- Ese texto bíblico, nos ofrece una enseñanza preciosa y siempre actual sobre tres aspectos de la vida cristiana: la atención al otro, la reciprocidad y la santidad personal.

2. “Fijémonos”: la responsabilidad para con el hermano.

El primer elemento es la invitación a «fijarse»: el verbo griego usado es katanoein, que significa observar bien, estar atentos, mirar conscientemente, darse cuenta de una realidad. 

- Hoy Dios nos sigue pidiendo que seamos «guardianes» de nuestros hermanos (cf. Gn 4,9), que entablemos relaciones caracterizadas por el cuidado reciproco, por la atención al bien del otro y a todo su bien.

- La atención al otro conlleva desear el bien para él o para ella en todos los aspectos: físico, moral y espiritual.

- Deseo recordar un aspecto de la vida cristiana que a mi parecer ha caído en el olvido: la corrección fraterna con vistas a la salvación eterna


3. “Los unos en los otros”: el don de la reciprocidad.

- Este ser «guardianes» de los demás contrasta con una mentalidad que, al reducir la vida sólo a la dimensión terrena, no la considera en perspectiva escatológica y acepta cualquier decisión moral en nombre de la libertad individual.

- Los discípulos del Señor, unidos a Cristo mediante la Eucaristía, viven en una comunión que los vincula los unos a los otros como miembros de un solo cuerpo. Esto significa que el otro me pertenece, su vida, su salvación, tienen que ver con mi vida y mi salvación.

- Tanto en el bien como en el mal; tanto el pecado como las obras de caridad tienen también una dimensión social. 

- Todo cristiano puede expresar en la preocupación concreta por los más pobres su participación del único cuerpo que es la Iglesia.

- La atención a los demás en la reciprocidad es también reconocer el bien que el Señor realiza en ellos y agradecer con ellos los prodigios de gracia que el Dios bueno y todopoderoso sigue realizando en sus hijos.


4. “Para estímulo de la caridad y las buenas obras”: caminar juntos en la santidad.

- Esta expresión de la Carta a los Hebreos (10, 24), nos lleva a considerar la llamada universal a la santidad, el camino constante en la vida espiritual, a aspirar a los carismas superiores y a una caridad cada vez más alta y fecunda (cf. 1 Co 12,31-13,13).

- El tiempo que se nos ha dado en nuestra vida es precioso para descubrir y realizar buenas obras en el amor de Dios.

- Todos hemos recibido riquezas espirituales o materiales útiles para el cumplimiento del plan divino, para el bien de la Iglesia y la salvación personal (cf. Lc 12,21b; 1 Tm 6,18).

- Aceptemos la invitación, siempre actual, de aspirar a un «alto grado de la vida cristiana» (Juan Pablo II, Carta ap. Novo millennio ineunte [6 de enero de 2001], n. 31).

- Al reconocer y proclamar beatos y santos a algunos cristianos ejemplares, la sabiduría de la Iglesia tiene también por objeto suscitar el deseo de imitar sus virtudes.

- Ante un mundo que exige de los cristianos un testimonio renovado de amor y fidelidad al Señor, todos han de sentir la urgencia de ponerse a competir en la caridad, en el servicio y en las buenas obras (cf. Hb 6,10).


"Todos han de sentir la urgencia de ponerse a competir 
en la caridad, en el servicio y en las buenas obras" (cf. Hb 6,10)

miércoles, 15 de febrero de 2012

FORMACIÓN


LA DISCIPLINA ES INDISPENSABLE
EN UN SEMINARIO

Suscita admiración un sacerdote con muchas delegaciones, pero ordenado, disciplinado, lleno de vigor y con deseos de seguir adelante en su trabajo pastoral. Aún es más sorprendente, observar eso en un sacerdote mayor o semi-mayor, por su perseverancia a través de los años en esta constante. Las expresiones suscitadas en los observantes por un sacerdote así, son las siguientes: "es un sacerdote disciplinado", "es alguien que tiene orden en su vida personal y ministerial", "sabe tener una sana disciplina integral", "es por la formación recibida en tal seminario o por que se formó bien", "libremente actúa por que es consciente de la importancia de la disciplina en la vida personal y ministerial, ya que nadie le está poniendo horarios o sonando una campana como en algún seminario". 

Punto de partida

Por el trabajo realizado desde el 2007 en un seminario, por los diálogos con formadores y participar en temas para formadores de seminarios, se constata una realidad: hay características diferenciales en las generaciones de jóvenes que ingresan al seminario. 

Documento "La formación sacerdotal en los Seminarios de América Latina" (2009):

"Los candidatos llegan al seminario carentes de lo fundamental en todo, en lectura, en escritura y en evangelización, pero llegan provistos de todo lo tecnológico, dependientes del celular y del Internet, en el que pierden tiempo y pueden navegar en toda clase de inmoralidades". 

"La familia de muchos seminaristas está rota. Ya no vienen en su mayoría como antes, de familias ejemplares".

"Mucha preocupación por los bienes materiales, el estatus social, el disfrute de la vida, poco espíritu de renuncia y de pobreza evangélica. Hay resistencia a la disciplina, a la ascesis y al sacrificio. Se quiere gustar todo, vivir todo, gozar todo, muy lejos de la cruz de Cristo". 

Esta es la realidad expresada por obispos y sacerdotes formadores de América Latina, en tal documento, es decir, hay una realidad común en los seminarios de nuestro continente en esos aspectos descritos. De ahí se entiende que cuando se fortalece la disciplina en las actuales generaciones, hay una reacción con elementos de malestar, rechazo u oposición.   

Importancia de la disciplina
¿Solo para el seminario menor es la disciplina?
¿y para el seminario mayor?

Por supuesto que es para ambos seminarios, aunque teniendo en cuenta la edad y otras circunstancias, así será aplicada la disciplina correspondiente. 

"La disciplina es indispensable, no solamente por el buen orden sino, sobre todo, por la formación de la personalidad. Para ello es necesario que la disciplina sea objeto de una adhesión interior, lo cual solo es posible si los jóvenes perciben su valor y si tiene por objeto metas esenciales" (Documento de Medellin, 13.15). 

Basados en este numeral, tener en cuenta:
1. Disciplina: Buen orden
                        Formar la personalidad

2. La disciplina debe ser asimilada interiormente= Motivaciones=valor, metas. 

Si esto ultimo no se da, es de donde surgen las conductas dando la idea de que en el seminario hubo opresión, encarcelamiento, sofocación. Repito, el ambiente actual ha incidido y esta incidiendo en las nuevas generaciones de jóvenes que se forman en el seminario, por tanto, la formación y los formadores debemos estar atentos a esta realidad y saber como afrontarla. 


Decía León XIII: "La disciplina que se inculca en los Seminarios es aquella por la cual los alumnos, lejos de la inquietud de las cosas terrenas, se educan para desempeñar rectamente los ministerios apostólicos, y sufrir con ánimo alegre, cualquiera incomodidad y trabajo en bien de las almas" (Ep. Iampridem, ad Epp. Borusiae, 6 ian 1886).

"Hay que apreciar la disciplina del Seminario no sólo como defensa eficaz de la vida común y de la caridad, sino como elemento necesario de toda la formación para adquirir el dominio de sí mismo, para procurar la sólida madurez de la persona y formar las demás disposiciones del alma que ayudan decididamente a la labor ordenada y fructuosa de la Iglesia. Obsérvese, sin embargo, la disciplina de modo que se convierta en aptitud interna de los alumnos, en virtud de la cual se acepta la autoridad de los superiores por convicción interna o en conciencia, y por motivos sobrenaturales. Aplíquense, no obstante, las normas de la disciplina según la edad de los alumnos, de forma que mientras aprenden poco a poco a gobernarse a sí mismos se acostumbren a usar prudentemente de la libertad, a obrar según la propia iniciativa y responsabilidad y a colaborar con los hermanos y los seglares" (Decreto "Optatam Totius", sobre la Formación Sacerdotal, n. 11).

Por eso, en el Seminario Mayor de San Vicente, hay un lema unificador en el iter formativo: "Duc in altum", y para llevarlo a la practica, se necesita inculcar la disciplina, tal como lo expresan los documentos eclesiales antes citados. 

domingo, 12 de febrero de 2012

SEXUALIDAD, MATRIMONIO Y FAMILIA


ANTE PROPUESTAS DE FORMULAS SEXUALES:
COMBINACIÓN CORRECTA DE LA SEXUALIDAD

En esta semana en la cual se celebrará a nivel socia el día del amor y la amistad, quiero compartir un escrito en torno a esa fecha, al igual que el año pasado. La temática en esta ocasión será las dimensiones de la sexualidad humana, presentadas a groso modo y con una posible ulterior profundización en otra ocasión.

Partimos del hecho que la sexualidad humana es una bella, compleja y delicada realidad personal, sometida a múltiples riesgos de mal interpretación, en los que frecuentemente se incurre, ocasionando entonces trastornos y conflictos de alto costo humano y social.

Para facilitar la comprensión, tomaremos como ejemplo un puzzle de cuatro piezas para ilustrar el tema de la sexualidad, haciendo una comparación entre ambos. Uno puede combinar las piezas cuantas veces quiera, pero solo una combinación encajará, formando una armónica unidad. La propuesta en esta entrada, es hacer caer en la cuenta de que hay muchas formulas o se están brindando a la sociedad actual muchas formulas sexuales, para combinar esas cuatro piezas, pero sólo una combinación resultará la más natural y armónica: la sexualidad resulta más perfecta, porque en ella los cuatro elementos están conectados, porque encajan. Según Viladrich, en agonía del matrimonio legal, esa formula es la familia de fundación matrimonial

Sexualidad=Pluzze


En concreto, ¿cuáles son las cuatro piezas a las que nos referimos? Son las siguientes:

1. LA DIFERENCIA DE LOS SEXOS
Ser varón y ser mujer. Los caracteres diferenciales entre hombre y mujer están, pues, inscritos en el conjunto de la persona humana, según niveles ascendentes: configuración cromomósica, diferenciación de los órganos corporales, la psicología. 

2. LA ATRACCIÓN  MUTUA 


La diferencia entre el varón y la mujer es complementaria y reciproca. se establece como referencia del uno hacia el otro. Ser hombre o mujer son modos de ser, pero también un impulso sensible, un deseo biológico, orgánico. 

3. LA DIMENSIÓN COMUNITARIA SOCIAL

La unión de los dos puntos anteriores, debe llevar a la comunidad conyugal y familiar, y la familia de la presencia en la sociedad. ¿Qué pasaría en una sociedad sin está pieza natural?

4. LA LIBERTAD Y EL AMOR


Este cuarto elemento es la dimensión más personal de la unión anteriormente mencionada, pues interviene la libertad y el amor en las relaciones entre hombre y mujer. Esta cuarta pieza informa a las tres piezas anteriores, y por ello es más decisiva. 

No vayan a confundir las piezas de la sexualidad con las piezas del amor, aunque ambos temas estén relacionados, son de diferente índole.

domingo, 5 de febrero de 2012

MEDITANDO


"VAMOS TAMBIÉN ALLÁ PARA PREDICAR EL EVANGELIO,
PUES PARA ESO HE VENIDO"
(Marcos 1, 38)

Leyendo y meditando con detenimiento los evangelios, encontramos realmente el proceder de Jesús, nuestro modelo a seguir, concretamente en esta entrada, en lo que respecta a la misión y al cambio parroquial.

Si leemos el evangelio de San Marcos en el capitulo 1, versículos del 21 al 39, vemos dos momentos ubicacionales en la misión de Jesús: Primero está en Cafarnaúm, luego expresa su intención de dirigirse a los pueblos cercanos, cuya acción realiza;por lo cual Marcos 1, 39 afirma que El recorrió toda la Galilea. 

Jesús después de curar a la suegra de Simón, ya al atardecer se puso a atender enfermos y posesos. Por la madrugada se fue a orar a un sitio solitario. Simón y sus compañeros lo fueron a buscar, y al encontrarlo, le dijeron: "Todos te andaban buscando", a lo cual Jesús responde: "Vamos a los pueblos cercanos para predicar también allá el Evangelio, pues para eso he venido".

Da la impresión de que la gente no quiere que Jesús se vaya de Cafarnaúm, como que quisieran retenerlo, pues ya tienen "su" solución a sus situaciones y propio maestro de la Palabra de Dios. Por eso, mi reflexión la limito en esta entrada a dos aplicaciones:

1. Compartir a Cristo con los demás
2. Visión misionera de Cristo en el cambio de sacerdote en una parroquia.

En la primera aplicación, la persona que ha experimentado la acción de Jesús en su vida, debe permitir y compartir esa experiencia con las demás personas. No retener esa experiencia como propiedad privada y exclusiva. "Los discípulos de Jesús reconocemos que Él es el primer y más grande evangelizador enviado por Dios (cf. Lc 4, 44) y, al mismo tiempo, el Evangelio de Dios (cf. Rm 1, 3). Creemos y anunciamos “la buena noticia de Jesús, Mesías, Hijo de Dios” (Mc 1, 1). Como hijos obedientes a la voz del Padre, queremos escuchar a Jesús (cf. Lc 9, 35) porque Él es el único Maestro (cf. Mt 23, 8). Como discípulos suyos, sabemos que sus palabras son Espíritu y Vida (cf. Jn 6, 63. 68). Con la alegría de la fe, somos misioneros para proclamar el Evangelio de Jesucristo y, en Él, la buena nueva de la dignidad humana, de la vida, de la familia, del trabajo, de la ciencia y de la solidaridad con la creación" (Aparecida 103).


En la segunda aplicación, sobre la visión misionera de Cristo en el cambio de sacerdote en una parroquia, Cristo ante exclamación de los apóstoles: "Todos te andan buscando", responde: "vamos..." y luego. "pues para eso he venido". Observemos que Jesús está consciente de la finalidad para la cual fue enviado por el Padre Dios. Sabe que debe hacer el bien a muchas persona de diversos lugares sin atarse a ninguno. 

Según la norma de la CEDES, el párroco debe durar 6 años en una parroquia, claro teniendo en cuenta el canon 539, del Código de Derecho Canónico. En concreto, el sacerdote está llamado a tener la conciencia de Jesús, a estar disponible a salir de una parroquia para servir en otra. Los fieles están llamados a comprender esa situación de cambio del sacerdote también. los cuales podría constituirse en un obstáculo.. Según el texto evangélico que estamos reflexionado, se percibe que la gente no era consciente de eso. Jesús hace buenas obras en Cafarnaúm, pero luego también comparte todo ese bien en otras comunidades. Traigo a cuenta una frase de Monseñor José Luís Escobar cuando era obispo de San Vicente, al hacer los traslados de sacerdotes: "todos debemos ser misioneros". Deteniéndome en la frase no en el proceder, el señor obispo invitaba a estar conscientes de que debemos servir en distintos lugares, por tanto, llevar a Jesús por medio de nuestras cualidades humanas. Mucho tiempo en un mismo lugar, podría ser contraproducente e impedir una revitalización parroquial. El sacerdote debe desligarse de la anterior comunidad y servir en la que se le ha encomendado.

En general, pidamosle al Señor que nos anime a  compartirlo, a todas las personas que se nos sean posible. Bendiciones para todos y todas.