miércoles, 1 de junio de 2011

MES DE JUNIO



 EN LA  TRADICIÓN DE LA IGLESIA, 
DEDICADO A LA DEVOCIÓN AL SAGRADO CORAZÓN DE JESÚS.

Puede parecer extraño que en una sección como la Espiritualidad Ignaciana, surja este tema, ya que este no aparece en los escritos de San Ignacio ni viene referido en los Ejercicios Espirituales. La devoción al Corazón de Jesús para muchos de nosotros, aparece como algo perteneciente a una generación anterior, con una estética y lenguaje que hoy parecen no tener gran efecto. Y con alguna razón.

Voy a procurar indicar aqui algunas lineas generales que nos hacen percibir mejor el origen y el por qué de esta devoción,  su relación con la Espiritualidad Ignaciana y de que modo podemos hoy entender y hacer experiencia del Corazón de Jesús. Adelanto que es un tema y una devoción sorprendentemente rica y desafiadora!

La devoción al Corazón de Jesús,  a pesar de estar presente en la Iglesia desde bastante temprano, surge con mayor destacamiento en un contexto muy particular de la historia y de la espiritualidad cristiana en particular. En pleno siglo XVII, la teología y la espiritualidad se quedan de brazos con una dificultad de relación y diálogo: el iluminismo. Todo podría ser explicado a través de la ciencia y de la razón, se confía absolutamente en los grandes sistemas científicos y filosóficos. De este modo, todo lo que escapa a este tipo de abordaje se considera irracional y por eso, inexistente. En el caso de la religión, esta es vista como sentimentalismo y la idea de la existencia de Dios es clasificada como una ilusión. De parte de la Iglesia, se acabó por caer en un discurso polémico con estas corrientes, lo que llevo a hablar de Dios más como un misterio del cual se pueden dar pruebas racionales, de lo que propiamente como un Dios Persona que da una respuesta más existencial al espacio de la vida entendida en su conjunto. La consecuencia de eso es que Dios comienza a surgir en el imaginario cristiano como un Dios distante, juez, extremadamente vertical.

La historia de la Iglesia está marcada por las reacciones a determinadas ideas de Dios y modelos de Iglesia que apartan al cristiano de la autenticidad del Evangelio. Es con las revelaciones del Sagrado Corazón de Jesús a Santa Margarita Maria Alacoque, una monja francesa del convento de la Visitación de Paray-le-Monial, acompañada por un jesuita, Cláudio de la Colombière, más tarde también declarado santo, que se vuelve cada vez más fuerte la idea de que Dios es esencialmente Amor, relación, presente en el misterio del Corazón de Cristo.

El corazón es aquello que en el  lenguaje bíblico, define el núcleo central de la persona. Es en el corazón que se desea, que se ama, que se centra la voluntad de tener un sentido en la propia vida. El corazón de Jesús nos centra en el núcleo esencial del ser de Dios, comunicación total y presencia afectiva.

En el  tiempo actual, la devoción al corazón de Jesús es un desafio enorme al modo como entendemos la fe y nuestra relación personal con Dios. Dios no se explica a través de demostraciones, sino es Aquel que indica, en su modo de ser, un estilo de vida que vale la pena amar hasta las últimas consecuencias. Porque la razón no es apenas cerebro, sino inteligencia de la vida en su conjunto, por eso, el  Papa Benedicto XVI habló en diversas ocasiones de la necesidad de “alargar la razón” abriéndola al misterio de la persona que es también afectividad y, esencialmente, relación que toca el mundo humano y es capaz de  transformarlo.

Los Ejercicios Espirituales son la experiência de colocar la persona directamente delante del misterio de Jesús que se da y se comunica, de forma total. El corazón de Jesús es el movimiento interno del deseo de Dios de tomar parte de nuestra vida y hacernos verdaderamente sus Hijos. Esta es la última vocación y el sentido de nuestra vida.

Ejercicio: En estos 15 dias voy a pensar sobre mis imágenes de Dios y mi relación con El. ¿Hablo con El de corazón a corazón?

António Valério sj 01.06.2011

Traducción por parte del Padre Gustavo Romero

Titulo original: "O coração de Jesus"