viernes, 4 de febrero de 2011

BIENVENIDOS A LA VIDA SINTÉTICA

¿PUEDEN EXISTIR ORGANISMOS GENÉTICAMENTE REPROGRAMADOS?


Cuando yo estaba en el segundo año de filosofía, en el Seminario Mayor de Sololá, recuerdo que el mundo estaba impactado por el tema de la clonación. En las clase de bioética era toda una novedad, más aún se carecía bastante su naturaleza. Recuerdo que la Iglesia se pronunció en el documento "Clonación: pérdida de la paternidad y negación de la familia", por medio del Consejo Pontificio para la Familia, un año antes sobre ese tema.

Ahora, leyendo la revista mexicana de ciencia "Muy interesante", me doy cuenta que en mayo del año pasado, un grupo de científicos anunció la construcción de la primera bacteria con ADN artificial. Se trata de un paso gigante en la carrera para crear seres "desde cero". 

Para ser más entendibles, con dos ejemplos a continuación, visualiza en tu mente células sanguíneas llevando por tus venas no sólo el oxígeno necesario para la supervivencia, sino también medicina. Imagina que las transfusiones se realizan sin riesgo de contraer enfermedades. Esto es lo que vende la prometedora biología sintética. 

El término de "biología sintética" fue acuñado en 1974 por el oncólogo polaco Waclaw Szybalski: "Hasta ahora hemos estado trabajando en la fase descriptiva de la biología molecular... Pero el verdadero reto comenzará cuando entremos en la fase de la biología sintética. Entonces desarrollaremos nuevos elementos de control y los añadiremos a genomas existentes, o construiremos otros totalmente nuevos". Esta combinación de bioquímica con genética plantea dos preguntas que hoy día parecen que están a punto de ser contestadas: ¿Cuántos son los genes mínimos necesarios para que exista vida? ¿Es posible construir un ser vivo "ex novo", es decir, desde cero?


Noticia
Extraída de www.solitariogeorge.com/
Los científicos han creado vida artificial. Es una primicia mundial, Craig Venter, un biólogo y empresario multimillonario inconformista, ha hecho un microbio desde cero.

La creación de la nueva forma de vida, apodado “Synthia”, sienta las bases para la creación de insectos a la medida que podría revolucionar la salud y la producción de combustible.
En el futuro, habrá “fábricas” bacteriana, capaces de bombear grandes cantidades de medicamentos vitales o la producción de combustibles limpios podría ser de diseñado a pedido.
La biología sintética también puede ser aprovechada para crear ambientes amigables, capaces de absorber el dióxido de carbono o de residuos tóxicos.
El Dr. Venter,  proclamó: “Estamos entrando en una nueva era, en que estamos limitados principalmente por nuestra imaginación.”

Pero el gran avance, que tuvo 15 años y $ 40 millones de dólares para lograr,  abre una caja de Pandora de las cuestiones éticas, en particular los problemas que los investigadores están jugando a ser Dios, la manipulación de la esencia misma de la vida.
Expertos en ética dijeron que estaban «abriendo la puerta más profunda de la historia de la humanidad» – con riesgos sin precedentes.
Existe el temor de que la investigación podría ser objeto de abusos y llevar a millones en vías de desaparición por una plaga.

Para saber más, ingresa a: www.jcvi.org 

En cuanto al parecer de la Iglesia, en el documento "Dignitas Personae", de la Congregación para la Doctrina de la Fe (2008), encontramos los siguientes principios iluminadores en relación lo tratado:

Numeral 1. A cada ser humano, desde la concepción hasta la muerte natural, se le debe reconocer la dignidad de persona. Este principio fundamental, que expresa un gran “sí” a la vida humana, debe ocupar un lugar central en la reflexión ética sobre la investigación biomédica, que reviste una importancia siempre mayor en el mundo de hoy. 

La enseñanza de dicha Instrucción conserva intacto su valor tanto por los principios que allí se recuerdan como por los juicios morales expresados. Sin embargo, las nuevas tecnologías biomédicas, introducidas en este ámbito delicado de la vida del ser humano y de la familia, provocan ulteriores interrogantes, en particular, dentro del sector de la investigación sobre los embriones humanos, del uso para fines terapéuticos de las células troncales (o células madre), y en otros campos de la medicina experimental. Esto ha planteado nuevas preguntas que requieren una respuesta. La rapidez de los progresos científicos y la difusión que se les da en los medios de comunicación social provocan esperanza y perplejidad en sectores cada vez más vastos de la opinión pública.

Numeral 3. El Magisterio quiere ofrecer una palabra de estímulo y confianza a la perspectiva cultural que ve la ciencia como un precioso servicio al bien integral de la vida y dignidad de cada ser humano. La Iglesia, por tanto, mira con esperanza la investigación científica, deseando que sean muchos los cristianos que contribuyan al progreso de la biomedicina y testimonien su fe en ese ámbito. Además desea que los resultados de esta investigación se pongan también a disposición de quienes trabajan en las áreas más pobres y azotadas por las enfermedades, para afrontar las necesidades más urgentes y dramáticas desde el punto de vista humanitario. En fin, quiere estar presente junto a cada persona que sufre en el cuerpo y en el espíritu, para ofrecerle no solamente consuelo, sino también luz y esperanza. Luz y esperanza que dan sentido también a los momentos de enfermedad y a la experiencia de la muerte, que pertenecen de hecho a la vida humana y caracterizan su historia, abriéndola al misterio de la Resurrección. La mirada de la Iglesia, en efecto, está llena de confianza, porque «la vida vencerá:ésta es para nosotros una esperanza segura. Sí, la vida vencerá, puesto que la verdad, el bien, la alegría y el verdadero progreso están de parte de la vida. Y de parte de la vida está también Dios, que ama la vida y la da con generosidad».

Numeral 35. "Es insuficiente el criterio de independencia formulado por algunos comités de ética, según el cual sería éticamente lícita la utilización de “material biológico” de origen ilícito".

Pues no podemos negar que el conocimiento es progresivo, que se aprecia una evolución investigativa, que estamos entrando a una nueva era de la historia humana, pero esperamos que todas las nuevas aplicaciones sean para el bien del ser humano, imagen de Dios vivo.