LA FENOMENOLOGIA

INTRODUCCIÓN

La fenomenología es el estudio de la experiencia humana y de los modos en que las cosas se nos presentan ellas mismas en y a través de dicha experiencia.

La fenomenología pretende restaurar el sentido de la filosofía que uno encuentra en Platón.

En consonancia con el propósito del filósofo estadounidense Robert Sokolowski, “no solo se informará a los lectores acerca de un movimiento filosófico particular, sino para ofrecer la posibilidad de pensar filosóficamente en un momento en que dicho pensamiento es seriamente puesto en cuestión o ampliamente ignorado”.

*Vocabulario filosófico desarrollado en esta tradición filosófica:
-          Intencionalidad
-          Evidencia
-          Constitución
-          Intuición categorial
-          Mundo de la vida
-          Intuición eidética

*Tengamos en cuenta a los siguientes personajes:

-   Edmund Husserl (1859-1938): fundador de la fenomenología, y que su obra Investigaciones lógicas puede ser considerada con justicia el planteamiento inicial del movimiento.

-  Martin Heidegger (1889-1976): un discípulo, colega, y más tarde rival de Husserl, fue la otra figura importante en la fenomenología alemana.

-   
 Emmanuel Levinas (1906-1995)

-   Jean-Paul Sartre (1905-1980)

-    Maurice Merleau-Ponty (1907-1960)                      Francia
-          
   Paul Ricoeur (n. 1913)

La fenomenología influenció mucho otros movimientos filosóficos y culturales, como:
     -La hermenéutica
    - El estructuralismo
    - El formalismo literario
    - La deconstrucción

Durante todo el siglo veinte, ha sido el mayor componente de lo que se llama filosofía “continental”.



La fenomenología y el tema de las apariencias


La fenomenología es un movimiento filosófico significativo porque se enfrenta muy bien al problema de las apariencias (Ej.: los sofistas).

Uno de los peligros que enfrentamos hoy en día consiste en que con la expansión tecnológica de las imágenes y las palabras, todo parece deshacerse en meras apariencias. Parece que en este momento estamos inundados de fragmentos sin todos, de multiplicidades despojadas de identidades, y de múltiples ausencias sin ninguna presencia real duradera.

La fenomenología insiste en que la identidad y la inteligibilidad están disponibles en las cosas, y en que nosotros mismos nos definimos como aquellos a quienes se dan tales identidades e inteligibilidades. Podemos evidenciar el modo en que las cosas son; al hacerlo descubrimos objetos, pero también nos descubrimos a nosotros mismos, precisamente como dativos de la relación, como aquellos ante quienes las cosas aparecen.


La fenomenología es el descubrimiento que la razón hace de sí misma en la presencia de objetos inteligibles. 

I
¿QUE ES LA INTENCIONALIDAD Y POR QUÉ ES IMPORTANTE?

El término más íntimamente asociado con la fenomenología es “intencionalidad”.

La doctrina medular en la fenomenología es la enseñanza de que todo acto de conciencia que ejecutamos, toda experiencia que tenemos, es intencional: es esencialmente “conciencia de” o una ‘experiencia de” una cosa u otra. Todo acto de conciencia, toda experiencia, está correlacionado con un objeto. Todo intencionar tiene su objeto intencionado.

Debemos advertir que este sentido “de intencionar” o “intención” no debe confundirse con “intención” como el propósito que tenemos en mente al actuar. La noción fenomenológica de intencionalidad se aplica primariamente a la teoría del conocimiento, no a la teoría de la acción humana.

En fenomenología, “intencionar” significa la relación de conciencia que tenemos con un objeto.

La negación de la intencionalidad tiene como su correlato la negación de la orientación de la mente hacia la verdad.

Una de las mayores contribuciones de la fenomenología es haber roto con el predicamento egocéntrico, darle jaque mate a la doctrina cartesiana. La fenomenología muestra que la mente es una cosa pública, que actúa y se manifiesta en campo abierto, no solo dentro de sus propios confines.

Hay diferentes tipos de intención, correlacionados con diferentes tipos de objetos.

Las formas de intencionar pueden entretejerse.

Clasificar y diferenciar todas estas intencionalidades, así como los tipos específicos de objetos correlacionados con ellas, es lo que hace el tipo de filosofía llamada fenomenología. Descripciones como estas nos ayudan a entender el conocer humano en todas sus formas, y también nos ayudan a entender las muchas formas en que podemos estar relacionados con el mundo en el cual vivimos.

El término “fenomenología” es un compuesto de las palabras griegas phainomenos y logos. Significa la actividad de dar cuenta, de dar logos, de diversos fenómenos, de los diversos modos en que las cosas pueden aparecer.

La fenomenología es liberadora.
Las cosas no solo existen: también se manifiestan ellas mismas como lo que son. 
________________

Bibliografía: ROBERT SOKOLOWSKI, Introducción a la fenomenología, México 2012, Red Utopía, AC., jitanjáfora Mª Relia Editorial. 


No hay comentarios:

Publicar un comentario