martes, 13 de agosto de 2013

IGLESIA CATÓLICA EN EL SALVADOR

CLAUSURA DEL V CONGRESO EUCARÍSTICO NACIONAL
Unos 70,000 feligreses participamos en la misa del domingo 11,de agosto, en el complejo El Cafetalón, en San Tecla, con motivo de la clausura de las celebraciones por el centenario de fundación la Arquidiócesis de San Salvador.

La eucaristía fue presidida por el cardenal cubano Jaime Ortega, enviado especial del papa Francisco, quien hizo un llamado a los católicos para que sigamos los pasos de Cristo. Al mismo tiempo nos solicitó que intensifiquemos la evangelización, pues todos los “discípulos de Cristo” debemos ir y proclamar el evangelio. 

Obispos de la Conferencia Episcopal de El Salvador y Centroamérica; el representante del Vaticano en El Salvador, León Kalenga; cientos de seminaristas; religiosas y sacerdotes estuvieron presentes en la eucaristía. Los seminaristas del Seminario Mayor de "La Inmaculada" (san Vicente), también se unieron a esta gran fiesta nacional de fe.



Desde temprano miles de creyentes buscaron un espacio en el amplio predio para no perderse ni un instante de la misa, en la que también estuvieron presentes funcionarios públicos y políticos. 


En su mensaje, el cardenal cubano también solicitó que Monseñor Óscar Arnulfo Romero llegue a los altares; sus palabras fueron aplaudidas por los asistentes que portaban pancartas con el rostro del obispo salvadoreño.



El enviado especial del papa Francisco relacionó el ambiente que vivió Jesucristo durante la última cena con sus discípulos con la última eucaristía de monseñor Romero.

“El ambiente de esta cena cargada de tensión nos hace pensar en la última eucaristía que Monseñor Romero no pudo concluir; ahora, en esta celebración, lo sentimos a él cercano a nosotros y pedimos al Señor para él el honor de los altares”, dijo. 

El arzobispo de San Salvador, monseñor José Luis Escobar, calificó como exitoso el Congreso Eucarístico, que tuvo como invitado de honor al cardenal Ortega. 




La fiesta de la Iglesia permitió el convivio entre las personas que la conforman, aseguró, al referirse a jóvenes, sacerdotes, enfermos, religiosas que compartieron un mensaje de amor.

Monseñor Escobar detalló que durante la visita del enviado especial del papa a la capilla del Hospital Divina Providencia hicieron oración pidiendo por la pronta canonización de Monseñor Romero, la que espera que “ojalá se dé pronto”. 

“Él, el señor cardenal dirigió la oración, fue un acto muy bonito”, relató el arzobispo capitalino. 




El representante de la máxima autoridad de la Iglesia también envió ayer un mensaje de reconciliación al país: “Aquella eucaristía que no pudo concluir Monseñor Romero traigan a este querido país, que lleva el nombre del mismo Salvador del Mundo, un gran deseo de reconciliación, un rechazo total de la violencia y una siembra de paz en los corazones y en la sociedad”.


Tras la misa, el cardenal Ortega recorrió El Cafetalón en un carrito con flores, en procesión con el Santísimo Sacramento. Una intensa lluvia despidió a los católicos que participamos en la fiesta de la Arquidiócesis de San Salvador.

¡¡¡VIVA JESÚS SACRAMENTADO!!!