domingo, 23 de junio de 2013

PAPA FRANCISCO


CRITERIOS A SEGUIR POR PARTE DE LOS NUNCIOS
PARA LA ELECCIÓN DE LOS OBISPOS

El Papa Francisco recibió a cientos de Nuncios Apostólicos hace dos días, convocados por el Papa Benedicto XVI el año pasado. En su extenso discurso el Papa tocó elementos fundamentales de su misión pastoral y diplomática, pero nos centraremos en lo concerniente a la elección de un obispo.

"Cuando se trata de elegir un obispo diocesano o un prelado coadjutor, corresponde al nuncio proponer a la sede apostólica una terna de candidatos, acompañada de un informe valorativo de los mismos. Al discernimiento aportado por el nuncio hay que añadir el parecer del arzobispo y de los obispos de la provincia eclesiástica a la que se ha de proveer, así como el del presidente de la conferencia episcopal. Además, el nuncio tendrá que oír la opinión de "algunos" miembros del colegio de consultores y del cabildo catedralicio "y si lo juzgare conveniente, pida en secreto y separadamente el parecer de algunos de uno y otro clero. y también de laicos que destaquen por su sabiduría" (377 & 7). Éste es el procedimiento habitual "a no ser que se establezca legítimamente de otra manera" (Jesús Martínez Gordo, La elección y nombramientos de obispos:universalizar la confirmación papal de los legítimos elegidos, Revista latinoamericana de teología, El Salvador 2008, p. 160). 

CRITERIOS FUNDAMENTALES EN LA ELECCIÓN DE QUIEN DEBE GOBERNAR: 

1. Si sanctus est orat pro nobis, si doctus est doceat nos, si prudens est regat nos (Si es santo ora por nosotros, si es docto nos enseña, si es prudente nos gobierna). 

2. Que los candidatos sean pastores cercanos a la gente. 

3. Pastores que sean padres y hermanos, sean amables, pacientes y misericordiosos.

4. Que amen la pobreza, tanto la interior como libertad para el Señor como la exterior que es sencillez y austeridad de vida.

5. Que no tenga una psicología de príncipes

6. .Estad atentos a que no sean ambiciosos, a que no busquen el episcopado.

7. Que sean esposos de una Iglesia, sin estar constantemente buscando otra.

8. Que sean capaces de `cuidar´ el rebaño que les ha sido confiado, de tener cuidado de todo lo que les mantenga unidos; de `vigilarlo´, de prestar atención a los peligros que amenazan.

9. Pero por encima de todo que sean capaces de `velar´ el rebaño, de cuidar la esperanza, de que haya sol y luz en los corazones, de apoyar con amor y con paciencia los planes que Dios tiene para su pueblo.

10. Los pastores sepan estar adelante de la grey para indicarle el camino. 

¡El pastor debe moverse así!