domingo, 24 de febrero de 2013

BENEDICTO XVI

LO QUE HA DICHO
EN SU ULTIMO "ANGELUS"

Podrían dividirse las palabras del Papa en tres partes: 1. En relación a las lecturas propuestas para este II Domingo del tiempo de la Cuaresma, en concreto, el Santo Evangelio; 2. Agradecimientos y aclaración en relación a su renuncia; 3. Los diferentes saludos en distintos idiomas.

A continuación, luz para los pueblos, ofrece la traducción de las tres partes mencionadas, excepto los saludos en lengua alemana y polaca. 


¡Queridos hermanos y hermanas!

¡Gracias por vuestro afecto!

Hoy, segundo domingo de Cuaresma, tenemos un Evangelio particularmente bello, el cual trata sobre la Transfiguración del Señor. El evangelista Lucas resalta el hecho de que Jesús se transfiguró mientras oraba: la suya es una experiencia profunda de relación con el Padre durante una especie de retiro espiritual que Jesús vive en la montaña en compañía de Pedro, Santiago y  Juan, los tres discípulos siempre presentes en los momentos de la manifestación divina del Maestro (Lc 5,10; 8,51; 9,28). El Señor, que poco antes había preanunciado su muerte y resurrección (9,22), ofrece a los discípulos un anticipo de su gloria. Y también en la Transfiguración  como en el Bautismo, resuena la voz del Padre celeste: «Este es mi hijo, el elegido, ¡escuchenlo!» (9,35). La presencia  pues, de Moisés y Elias, que representan la Ley y los Profetas de la Antigua Alianza,  es más que nunca significativa: toda la historia de la Alianza esta orientada hacia Él, Cristo, que realiza un nuevo « éxodo» (9,31), no en dirección a la tierra prometida como en el tiempo de Moisés, sino hacia el Cielo. La intervención de Pedro: «Maestro, es hermoso para nosotros estar aquí  (9,33) representa la tentación imposible de permanecer en tal experiencia mística. Comenta san Agustín: «[Pedro]…sobre el monte…tenía a Cristo como alimento del alma. ¿Porque debe bajar para volver a las fatigas y a los dolores, mientras allí estaba lleno de sentimientos de santo amor a Dios y que lo inspiraban una santa conducta ?» (Discurso 78,3: PL 38,491).

Meditando este pasaje del Evangelio, podemos extraer una enseñanza muy importante. En primer lugar, el primado de la oración, sin la cual todo el empeño del apostolado y de la caridad  se reduce al activismo.   En la Cuaresma aprendemos a dar el justo tiempo a la oración, personal y comunitaria, que da respiro a nuestra vida espiritual. Por otra parte, la oración no es un aislarse del mundo y de sus contradicciones, como en el Tabor habría querido hacer Pedro, sino, la oración reconduce al camino, a la acción. «La existencia cristiana – he escrito en el Mensaje para esta Cuaresma – consiste en un continuo salir del monte del encuentro con Dios, para pues, ir hacia abajo llevando el amor y la fuerza que se convierten, en el modo de servir a nuestros hermanos y hermanas con el mismo amor de Dios» (n. 3).


Queridos hermanos y hermanas, esta Palabra de Dios la siento de modo particular dirigida a mi, en este momento de mi vida. ¡Gracias! “El Señor me pide que “suba a una montaña” para dedicarme aún más a la oración y a la meditación. Pero esto no significa abandonar a la Iglesia. Es más, si Dios me pide esto es precisamente para poder seguir sirviéndola con la misma dedicación y el mismo amor con el que lo he hecho hasta ahora, pero de un modo más adecuado a mi edad y a mis fuerzas” Invocamos la intercesión de la Virgen María: ella nos ayuda a todos a seguir siempre al Señor Jesús, en la oración y en la caridad activa.



DESPUÉS DEL ANGELUS

EN ITALIANO

Queridos hermanos y hermanas!
¡Gracias! ¡Damos gracias al Señor por un poco de sol que nos da!


EN FRANCÉS

Los saludo con afecto, ¡queridos amigos de lengua francesa! En este domingo, los invito a continuar con coraje y determinación la Cuaresma, la cual es un tiempo de conversión espiritual y retorno al Señor. ¡Les doy las gracias de todo corazón por sus oraciones y por el amor que me estás mostrando en estos días! ¡Dios los bendiga a ustedes, a sus familias y a sus comunidades! ¡Buena Cuaresma a todos!

EN INGLÉS

Dirijo un saludo cordial a todos los visitantes de habla Inglesa presentes en esta oración mariana del Ángelus, en especial la Schola Cantorum de la Escuela de Oratoria de Londres. Doy las gracias a todos por las expresiones de gratitud. Muchos afecto y cercanía en la oración que he recibido en estos días. A medida que continuamos nuestro camino cuaresmal hacia la Pascua, que podamos mantener nuestros ojos fijos en Jesús, el Redentor, cuya gloria fue revelada en el monte de la Transfiguración. ¡Sobre todos ustedes invoco abundantes bendiciones de Dios!

EN ESPAÑOL

Saludo cordialmente a los peregrinos de lengua española, y a cuantos se unen a esta oración mariana a través de los medios de comunicación, agradeciendo también tantos testimonios de cercanía y oraciones que me han llegado en estos días. Jesús, nos dice el Evangelio de hoy, subió al monte a orar, y entonces se trasfiguró, se llenó de luz y de gloria. Manifestaba así quién era él verdaderamente, su íntima relación con Dios Padre. En el camino cuaresmal, la Transfiguración es una muestra esperanzadora del destino final al que lleva el misterio pascual de la pasión, muerte y resurrección de Cristo. Y también un signo de la luz que nos inunda y transforma cuando rezamos con corazón sincero. Que la Santísima Virgen María nos siga llevando de su mano hacia su divino Hijo. Muchas gracias, y feliz domingo a todos.


EN PORTUGUÉS

Queridos peregrinos de lengua portuguesa que han venido a rezar el Angelus conmigo: gracias por su presencia y todas las manifestaciones de afecto y solidaridad, en particular por las oraciones con que me están acompañando en estos días. Que Dios los llene de todas las bendiciones.


EN ITALIANO NUEVAMENTE

Por último, dirijo un saludo cordial a todos ustedes en italiano. Sé que hay muchas diócesis, representantes de parroquias, asociaciones, movimientos, instituciones, así como muchos de los jóvenes, los ancianos y las familias. Gracias por su cariño y su compartir, especialmente en la oración, sobre todo en este momento tan especial para mí persona y para la Iglesia. Les deseo a todos un feliz domingo y una buena semana. ¡Gracias! En la oración siempre estamos cercanos. ¡Gracias a todos!



***************************
NUEVO NUNCIO APOSTÓLICO PARA EL SALVADOR


El Papa Benedicto XVI ha nombrado al arzobispo León Kalenga Badkibele como nuncio apostólico en El Salvador.
Monseñor Kalenga, de 57 años, cuenta con una amplia experiencia en el servicio diplomático de la Santa Sede, sustituirá al italiano Monseñor Luigi Pezzutto, quién culminó su misión en el país a finales de enero, luego de siete años y medio de trabajo como nuncio apostólico.
Kalenga es doctor en derecho canónico y ha servido en las representaciones pontificias en Haití, Guatemala, Zambia, Brasil, Egipto, Zimbabue y Japón. Habla español, francés, italiano, inglés y portugués.
Nacido en el corazón de África, en la ciudad congolesa de Kamina, en la República Democrática del Congo (antiguo Zaire). Fue ordenado sacerdote en 1982 en Luebo.