domingo, 2 de septiembre de 2012

IGLESIA EN "EL SALVADOR"


ENCUENTRO SACERDOTAL
DE FORMACIÓN PERMANENTE

Conscientes de la necesidad de avivar y nutrir la fidelidad de cada sacerdote a la vocación recibida y promover el crecimiento integral en sus diversos aspectos: personal, espiritual, doctrinal, profesional y ministerial (cf. Presbiterorum Ordinis 18, Código de Derecho Canónico 279 y Pastores Dabo Vobis 70), la Comisión Episcopal para los Seminarios, Vocaciones, Ministerios y Clero, de la Provincia Eclesiástica de El Salvador, organizó un Encuentro Sacerdotal de Formación Permanente, el cual se llevo a cabo del 27 al 29 de agosto del corriente año, en el Seminario Mayor "San José de la Montaña" y en la Parroquia del mismo nombre, en la ciudad de San Salvador.

Este encuentro constituyó un gran regalo de Dios, especialmente por tener entre nosotros a Su Eminencia Cardenal Carlos Amigo Vallejos, O.F.M., Arzobispo Emérito de Sevilla, España. 

La Santa Misa de apertura (lunes 27) fue presidida por el Nuncio Apostólico en El Salvador, Mons. Luigi Pezzuto, el cual cedió las palabras iniciales al Arzobispo de San Salvador, Monseñor José Luis Escobar, presidente de la Comisión Episcopal para los Seminarios, Vocaciones, Ministerios y Clero. Durante los tres días la presencia de los señores obispos fue alternada, pero estuvieron casi todos. La respuesta presencial de los sacerdotes fue buena, podría decirse que estaba todo el clero nacional representado, aunque cabe destacar que el clero de la Diócesis de San Vicente fue el más completo.

El Cardenal Carlos dirigió 7 ponencias, atendió las preguntas realizadas, celebró 2 eucaristías y estuvo disponible a otras actividades fuera del encuentro. En la Catedral de San Vicente, presidió la Misa el domingo 26 de agosto, a las 6: 00 p.m.


Se pudo constatar una aprobación general por parte de los sacerdotes, ante la bondad del Cardenal de dirigirnos tan enriquecedoras conferencias. Él posee ideas bien claras sobre la espiritualidad sacerdotal. A mi parecer, su eminencia habló desde la experiencia, de lo que vive y por eso tiene palabras solidas, profundas y convincentes, y aunque sean ilustradas no son palabras de puro libro o formulaciones meramente intelectuales. Un franciscano prudente, lleno de humildad, buen humor y alegría, con excelente calidad humana, cristiana y sacerdotal, Dios premiará su entrega indudablemente. Sin pensarlo tanto, es un testigo de Cristo contemporáneo. 

Mons. Rauda a cargo de la apertura del encuentro sacerdotal

 Sacerdote dirigiendo algunas oraciones

 Coro de sacerdotes

 Cardenal Amigo presidiendo la Misa de clausura

 Predicación

 Pater noster

 Palabras finales por Mons. Elías

 Mons. Morán, encargado de otorgar un obsequio al Cardenal

 "Cuando ofrezca el sacrifico de la Eucaristía con estos cálices,
pensaré en todos vosotros"

 La bendición por parte del Cardenal y los obispos asistentes