domingo, 22 de julio de 2012

JÓVENES



LA CRUZ, FUERZA DE ATRACCIÓN,
MÁS ALLÁ DE LA ESTRUCTURACIÓN


El objetivo de las jornadas juveniles eclesiales, deben proseguir con el interés principal del Beato Juan Pablo II: la Nueva Evangelización, que también está destinada a los jóvenes. La Iglesia tiene mucho para transmitir a los jóvenes, así como los jóvenes tienen mucho para transmitir a la Iglesia. Este diálogo debe ser franco, claro y valiente. El mismo incentivará al encuentro y al intercambio entre las generaciones y será para la Iglesia y la sociedad una fuente de riqueza y juventud” (Papa Juan Pablo II, Colonia 2005).

Llama la atención al observar la asistencia de los jóvenes, a una jornada juvenil organizada en alguna diócesis, donde los jóvenes con conciencia plena o superficial, movidos por un objetivo claro o por intenciones segundas, por convicción o curiosidad, con una propaganda fuerte en algunos lugares y raquítica o nula en otros, ante una estructura que no va al unisono, sienten la atracción a algo, más bien dicho, hacia Alguien. Nos referimos a Jesucristo eternamente joven, pero un Cristo alzado sobre la Cruz ofreciendo vida, y "vida en abundancia" (Juan 10, 10).

Detrás de estructuras que se mueven o no al mismo compás, encontramos sacerdotes, religiosas, laicos, en este caso laicos jóvenes, que no se desaniman incluso con carencias de medios o apoyo humano eclesial. Cristianos que se compadecen de ver jóvenes ilusionados o solo llenos de una mera emoción producto del contexto y la edad, teniendo presentes la persona de Jesús como el Buen Pastor (cf. Salmo 22, Juan 10). En resumen, apostándole a los jóvenes, en los cuales Dios sabe la manera de como los conducirá.

Sin lugar a dudas el Espíritu Santo está presente, de una u otra manera llega a la mente y al corazón de los jóvenes, se adapta a las diversas circunstancias, para introducirlo en la atracción que ejerce Jesucristo desde la Cruz. Por supuesto, lo ideal sería poseer una estructura compacta, seria, permanente, pedagógica humanamente hablando, pero aún así, Dios hace la obra, su obra. 


"Si a los jóvenes se les presenta a Cristo con su verdadero rostro, 
ellos lo experimentan como una respuesta convincente 
y son capaces de acoger el mensaje, 
incluso si es exigente y marcado por la Cruz".
(Juan Pablo II)










¡¡¡FELICIDADES MONSEÑOR!!!
50 AÑOS DE VIDA

«¡Alegraos siempre en el Señor!» (Flp 4,4)
«Siate sempre lieti nel Signore!»