domingo, 3 de junio de 2012

SOLEMNIDAD DE LA SANTÍSIMA TRINIDAD


INDIVIDUALISMO VRS TRABAJO EN EQUIPO:
DOS TENDENCIAS PRESENTES EN LA LABOR ECLESIAL

La teología nos enseña que la actividad externa de Dios es común a las tres divinas Personas, y así todo lo que hace una de ellas para con las criaturas, lo hacen también las otras dos". Por otra parte, el tratado sobre la Trinidad también nos dice: "Las tres divinas personas no se distinguen ni por su Naturaleza, ni por sus perfecciones, ni por sus obras exteriores. Se distinguen únicamente por su origen". Con estas dos afirmaciones teológicas, podemos sustentar las dos tendencias presentes en el trabajo de Iglesia: individualismo y trabajo en equipo. 

No desarrollaré el tema en su totalidad, lo cual es amplio; por tanto, solo enunciaré algunas ideas. 

Sabemos que en la Iglesia hay una diversidad de carismas, habilidades, pensamientos, pero llamados a formar una unidad, un solo cuerpo (cf. Romanos 12). En principio esto es así, pero en la practica es otra historia. Es más fácil trabajar individualmente que en equipo, se puede pensar, pero eso no es necesariamente lo ideal. ¿Por qué se prefiere trabajar individualmente o no se desea trabajar en equipo? Citemos algunas consideraciones más comunes:
- Por buscar el protagonismo.
- Por considerarse superior y autosuficiente ante los demás.
- Por no confiar en los otros.
- Por falta de conocimientos sobre la "eclesialidad"
- Por falta de liderazgo en el dirigente.
- Por imposición de asignaciones o estructuras pastorales, las cuales a veces son ilógicas o dialogales. 
- Por falta de motivación.
- Por criterios cerrados diversos.
. Por pensar que siempre uno tiene la razón.

Trabajar en unión con los otros a todos nos cuesta, y posiblemente toda la vida nos costará; incluso, a veces lo intentamos, pero las actitudes y criterios de los miembros del equipo nos decepcionan o lastiman, pero ese emprendimiento en unidad es lo deseado por Dios Uno y Trino; esa es la cuestión. La Santísima Trinidad ha de ser nuestro modelo e inspiración. 

Obviamente, la humildad es elemento clave para trabajar en equipo dentro de la Iglesia. La humildad tanto para el coordinador por si lo hubiera, como por parte de los miembros a su disposición. Hacer todo para la mayor gloria de Dios (cf. 1 Cor 10), aunque nadie supiera de quien proceden las ideas, las cuales no son siempre del coordinador.Saber escuchar a todos los miembros, no solo hablar hablar como si el coordinador conteniera todos los principios y soluciones, y aunque así fuera, se debe escuchar al otro para que se sienta valorado . "La unión hace la fuerza", reza un dicho popular.

Cada persona tiene una riqueza por compartir, aunque en algunas "aparentemente" no se vea mucha. La diversidad no es contraria ni opuesta a la unidad, más aún, la unidad se vuelve más compacta y atractiva por contener aspectos distintos y enlazados entre sí. 

"Armonizar el tiempo del trabajo y las exigencias"
(Benedicto XVI, 3-Junio-2012)