viernes, 13 de enero de 2012

ANALIZANDO


PODER DEL DISCURSO INDIRECTO

Antes de presentar lo que deseo reflexionar, aclaro que no haré ninguno juicio sobre el tema concerniente a los Mosaicos de la Catedral de San Salvador. Simplemente, quiero detenerme a hacer una sencilla reflexión, sobre la reacción observada en la foto de esta entrada, a partir de una parte del discurso del señor artista Fernando Llort.

La parte discursiva es la siguiente: "También quiero pedir que sirva este episodio para reclamar dignidad para los artesanos y artistas de El Salvador, para que se valore su trabajo y respeten sus obras. No quiero nada para mi, solo quiero un lugar de respeto para los hombres y mujeres que viven del arte en todas sus manifestaciones, su trabajo es digno y merece respeto".

El discurso respetuoso, preciso y bien elaborado del sr. Fernando, no invitaba a una reacción directa de reclamo al Excmo. Monseñor José Luís, por parte de los artistas salvadoreños, pero a mi juicio si de una manera indirecta, puesto que incluyo en él a todos. 

Si hacemos un sencillo análisis fenomenológico, fue removido el mosaico de un solo artista no de todos; del mismo modo, un miembro de la Iglesia hizo esa remoción, no toda la Iglesia. Expresándolo de una manera llana, un católico bien podría decir: "por que hace un llamado a la Iglesia ese discurso del artista, si yo no he hecho ni consentido nada" ; de igual modo, Monseñor no ha tocado otra obra de arte de otro artista. Entonces, ¿por qué se dice respeto al artesano y artista de El Salvador? y también, ¿por qué las peticiones a la Iglesia en general, cuando ha sido una acción de persona a persona? Creo que la respuesta es: porque tanto el sr. Llort como Monseñor Luis, son representantes tanto del arte como de la Iglesia en nuestro país respectivamente. Hay un principio metafísico que explica esta correlación.

¿Por qué le llamo reacción del discurso indirecto? Porque el sr. Fernando no invitó a que llegarán personas a catedral metropolitana con pancartas a la hora de la Santa Misa, pero al haber hablado del irrespeto y del respeto al artesano y artista salvadoreños, al partir de él para llegar al universal, despertó la conciencia de todos a reaccionar, sin saber de que manera serían las reacciones. 

Por supuesto, podría dar un análisis y juicio personal a partir de la misma parte discursiva ya mencionada, pero solo quería detenerme en un análisis lingüístico, por llamarme la atención. Gracias.