miércoles, 27 de julio de 2011

REFLEXIONANDO EN VOZ ALTA


¿SE PUEDE CONSIDERAR UN SIGNO DE LOS TIEMPOS?

Todos reflexionamos sobre algo de una manera fugaz o intensa, solo que algunos lo callamos y otros lo expresamos. He estado reflexionando si se puede considerar al reverendo padre Luis como un signo de los tiempos para nuestra Iglesia particular. 

En primer lugar, ¿qué es un signo de los tiempos? La expresión “signos de los tiempos” será abordada en la constitución pastoral Gaudium et Spes como el conocimiento y comprensión del mundo en que vivimos, sus esperanzas, sus aspiraciones y el dramatismo que con frecuencia le caracteriza.  "Discernir la acción del Espíritu Santo en la evolución de la historia" (Juan XXIII, confrontar: "Pacem in Terris"). 

¿En qué sentido el padre sería un signo de los tiempos para nuestra diócesis? ¿Qué nos querrá decir Dios? Pienso que tal vez en un llamado a poseer una autentica fraternidad sacerdotal, un llamado a fortalecer el trabajo pastoral o formativo, a tener un claro concepto de santidad y piedad, a potenciar en todos los niveles la formación de los seminaristas, a poseer una mentalidad más abierta y propositiva, a poseer un trato más humano, solidario, comprensivo, respetuoso y alejado de juicios destructores irracionales y sin fundamento de veracidad; a dar importancia a la catequesis, apoyar al que sí está trabajando por el verdadero Reino de Dios y animar al que lo hace en menor proporción, a saber conocer a los candidatos unificando fuerzas los párrocos con los formadores, teniendo en cuenta el verdadero concepto aplicativo de ayuda; a  ser padre y pastor paciente y cercano para el que se desvía o comienza a flaquear, a recapacitar sobre la opción preferencial por los pobres, aunque más de acción sincera que de palabrerío ineficaz; una valoración sobre la figura de Monseñor Romero; el no confundir la predicación de la verdad con insultos, criticas voraces o provocando el sentimentalismo; el no buscar lo que no se nos quiere conceder desde lo alto del cielo, el respeto y la libertad religiosa de la que habló el Papa Benedicto XVI este año, el intensificar la vida de oración mostrándose en una vida autenticamente cristriana ... posiblemente hay mucho más que decir e incluso que corregir, porque yo NO ESTOY AFIRMANDO NADA NI JUSTIFICANDO NADA, solamente reflexionando como cualquiera, solo que en voz alta. Muchas gracias.