domingo, 3 de julio de 2011

EJERCICIOS ESPIRITUALES SACERDOTALES


Estimados lectores y estimadas lectoras, desde mañana lunes 4 al viernes 8 de julio, el señor obispo y los sacerdotes de esta Diócesis de San Vicente, junto a los hermanos sacerdotes del Ordinariato Militar con su señor obispo, estaremos en ejercicios espirituales, los cuales se llevarán a cabo en la casa de retiros "Brisas del Carmelo", Santa Tecla. 

Dice el Código del Derecho Canónico que "los clérigos están obligados a asistir a los retiros espirituales, según las prescripciones del derecho particular" (Canón 276,2). Aunque la normativa hable de obligación, nosotros los padres sentimos la necesidad de reencontrarnos con Dios con más tiempo y mayor intensidad. Los sacerdotes día a día debemos tener espacios de espiritualidad, pero hay otras actividades que se nos unen, por lo tanto, hoy estaremos cinco días despreocupados de lo ordinario, para renovar nuestra vida consagrada a Dios.

Nuestro Señor Jesucristo tenía como prioridad la oración, el diálogo amistoso, filial y confiado con el Padre Dios. El fue capaz de cumplir la voluntad de Dios hasta el final y en medio de diversas circunstancias, porque constantemente hacia el espacio necesario para el ámbito espiritual. Ahora nosotros los padres tenemos nuevamente la oportunidad anual de "reavivar el don recibido por la imposición de las manos" (2 Timoteo 1, 6).

Estimados hermanos y estimadas hermanas, tengannos presentes en sus oraciones y actos piadosos, para que salgamos renovados con el deseo convencido de seguirnos desgastando por ustedes en el amor de Dios. Al igual que ustedes, también nosotros experimentamos cansancios, fatigas, desilusiones, sentido de culpa, bajones espirituales, dudas, miedos, posiblemente frustraciones, alegrías que compartir, etc.; por tanto, necesitamos este apertura a la trascendencia, "porque no solo de pan vive el hombre, sino también de toda palabra que sale de la boca de Dios" (Mateo 4, 3-4). Que todas las meditaciones, charlas, temas y demás actividades, nos impulsen a reconocer "el tesoro que llevamos en vasijas de barro" (2 Corintios 4, 7). En nuestra mente y corazón estarán presentes ustedes estimados y estimadas fieles. Dios les bendiga y de antemano, el Señor y María Santísima recompensen su apoyo espiritual a nosotros sus pastores. Gracias y hasta pronto.