jueves, 30 de junio de 2011

UNA TEOLOGÍA AUTENTICA ES IMPORTANTE

"Cuando no existe este uso de la razón, entonces las grandes cuestiones de la humanidad caen fuera del ámbito de la razón y son dejadas a la irracionalidad"

Este jueves 30 de junio, a las once de la mañana hora de Roma, el Papa presidió la entrega del premio “Ratzinger”, los premiados recibieron el galardón de manos del presidente del comité científico de la fundación vaticana, “Joseph Ratzinger-Benedicto XVI”, cardenal Camilo Ruini.

El Obispo de Roma aprovechó para analizar brevemente la cuestión fundamental acerca de qué es, verdaderamente, la “teología”. Y explicó que la teología es ciencia de la fe, tal como nos dice la tradición:

"Pero no es mi tarea tener aquí una “laudatio” de los premiados, que ya ha sido hecha de manera competente. Pero quizá, la entrega del premio puede ofrecer la ocasión de dedicarnos por un momento a la cuestión fundamental acerca de qué es, verdaderamente, la “teología”. La teología es ciencia de la fe, nos dice la tradición. Pero aquí surge, inmediatamente, la pregunta: ¿verdaderamente es posible? ¿O no es esto en sí mismo una contradicción? ¿Acaso ciencia no es lo contrario de fe? ¿La fe no deja de ser fe, cuando se convierte en ciencia? ¿Y no deja la ciencia de ser ciencia cuando está ordenada, o incluso subordinada, a la fe? Estas cuestiones, que ya para la teología medieval representaban un serio problema, con el moderno concepto de ciencia se han vuelto aún más impelentes, a primera vista incluso sin solución. Se comprende así porqué, en la era moderna, la teología en vastos ámbitos se haya retirado primariamente en el ámbito de la historia, a fin de demostrar aquí su seria característica científica. Es necesario reconocer, con gratitud, que con esto se hayan realizado obras grandiosas, y el mensaje cristiano ha recibido nueva luz, capaz de hacer visible su íntima riqueza. Sin embargo, si la teología se retira totalmente al pasado, deja hoy a la fe en la oscuridad. Después, en una segunda fase, se han concentrado en la praxis, para mostrar que la teología, en relación con la psicología y la sociología, es una ciencia útil que da indicaciones concretas para la vida. También esto es importante, pero si el fundamento de la teología, la fe, no llega a ser al mismo tiempo objeto del pensamiento, si la praxis es referida sólo a sí misma, o vive únicamente de los préstamos de las ciencias humanas, entones la praxis se vuelve vacía y privada de fundamento"

"Cuando no existe este uso de la razón, entonces las grandes cuestiones de la humanidad caen fuera del ámbito de la razón y son dejadas a la irracionalidad. Por esto una teología auténtica es tan importante. La fe recta orienta la razón para abrirse a lo divino, a fin de que ella, guiada por el amor por la verdad, pueda conocer a Dios más de cerca. La iniciativa para este camino está en Dios, que ha puesto en el corazón del hombre la búsqueda de su Rostro. Por tanto, forma parte de la teología, por un lado, la humildad que se deja “tocar” por Dios y, por otro, la disciplina que se liga al orden de la razón, preserva el amor de la ceguera y ayuda a desarrollar su fuerza visiva"