viernes, 8 de abril de 2011

ARZOBISPO BELGA, RESPONDE CON CALMA, SONRISAS, FORTALEZA DE ANIMO Y DIALOGO, ANTE UN ACTO DE VIOLENCIA E INTOLERANCIA


El ataque contra el Arzobispo de Malinas-Bruselas, Mons. André-Joseph Leonard, que el martes 5 de abril recibió cuatro pastelazos en la Universidad de Lovaina es un acto de cristianofobia para el Observatorio sobre la Intolerancia y la Discriminación contra los Cristianos.


INGRESA PARA VER EL VIDEO A: http://www.youtube.com/watch?v=4VAxITanZo0


Mons. Leonard acudió a la casa de estudios para participar en un debate sobre la fe y la Iglesia con el catedrático ateo J. Bricmont. Según se observa en un video divulgado en Youtube.com, Mons. Leonard recibió un primer pastelazo al ingresar a la sede de la universidad belga y tres atacantes repitieron la agresión poco antes de comenzar el debate en uno de los auditorios universitarios ante decenas de estudiantes.
El video termina con una invitación de los agresores al público para que repitan el ataque.
En el ataque, los agresores casi derriban al Arzobispo ante la pasividad de los encargados de seguridad y el aplauso de algunos presentes. El Prelado optó por no reaccionar ante la agresión.
Esta es la segunda vez que Mons. Leonard es víctima de un ataque de este tipo. El 1 de noviembre de 2010 recibió un pastelazo cuando presidía una celebración litúrgica en la Catedral de Bruselas por el Día de Todos los Santos. El Arzobispo no presentó cargos contra sus agresores.
La "Internacional Pastelera" reivindicó este último ataque y se jacta de haber lanzado pasteles a personajes como el presidente francés Nicolas Sarkozy o Bill Gates.
La prensa belga sostiene que uno de los agresores justificó el ataque contra el Arzobispo "por todos los homosexuales que no se atreven a decir a sus padres que lo son y por todas las chicas jóvenes que quieren abortar", en alusión a la defensa de la vida desde la concepción y el rechazo a las conductas homosexuales que el Arzobispo hace en público.
La Arquidiócesis de Malinas-Bruselas no se ha pronunciado aún sobre el ataque en Lovaina.
Jeroen van Hecke, colaborador de la revista danesa Catholica, consideró que lo ocurrido fue un acto terrorista contra el Prelado y destacó que a pesar de la violencia, Mons. Leonard mantuvo la calma y la buena disposición para el debate.
"Es lamentable que con el dinero de nuestros impuestos paguemos los estudios de esas personas", indicó pero destacó que la sustancia del debate entre el Arzobispo y el catedrático "fue más interesante que esta tontería infantil".
"Nosotros como cristianos oraremos por estos terroristas para que lleguen al arrepentimiento, y también por todos los ateos, en primer lugar para que el profesor J. Bricmont, pueda tener la suerte de reconocer a Cristo", indicó en el sitio web de la revista.