domingo, 6 de febrero de 2011

COMUNICADO DE LA CONFERENCIA EPISCOPAL DE EL SALVADOR, CON RELACIÓN AL PBRO. LUIS ALBERTO QUINTANILLA



La Conferencia Episcopal de El Salvador 
Comunica a los fieles católicos de la Provincia
Eclesiástica de El Salvador, que el Santo Padre,
El Papa Benedicto XVI, no ha nombrado Obispo
al sacerdote Luis Alberto Quintanilla Rodríguez,
quien estaba incardinado en la Diócesis de San
Vicente, cuya ordenación episcopal no fue
autorizada por el Santo Padre.

El Pbro. Luis Alberto Quintanilla Rodríguez
fue ordenado sacerdote el 11 de diciembre de
1999, pero el mismo Obispo que lo ordenó, Mons.
José Oscar Barahona Castillo, lo suspendió “a
divinis” el 19 de mayo del año 2004, por haberse
afiliado a una secta, quedándole prohibido
predicar y celebrar cualquier sacramento.

En conformidad con la legislación de la
Iglesia, la ordenación episcopal sin mandato
pontificio conlleva la excomunión para el Obispo
consagrante y el sacerdote consagrado (cf. CIC,
c.1382), y se incurre en ella automáticamente,
por el hecho de cometer el delito o cooperar
directamente en él (can. 1314). Por excomunión
se entiende la censura por la que se excluye de
la comunión con la Iglesia Católica.

En el caso presente, el Pbro. Luis Alberto
Quintanilla Rodríguez ilícitamente recibió la
pretendida ordenación episcopal el 8 de octubre
del año 2010, ya que procedió sin ninguna
autorización de la Iglesia Católica y, por el mismo
hecho, incurrió en la pena canónica de excomunión
latae sententiae (de manera automática), cuya
remisión está reservada a la Sede Apostólica.
Como Pastores de la Iglesia en El Salvador
hacemos un llamado a las personas que se
encuentran confundidas o que participan en las
actividades cismáticas del Pbro. Luis Alberto
Quintanilla Rodríguez, para que tomen en
cuenta la situación gravísima de excomunión
en la que incurrió al haberse separado de la
Iglesia Católica y formar parte de una secta que
él denomina “Iglesia Católica Salvadoreña”.

El Código de Derecho Canónico, en el canon
1331 § 1, establece las siguientes prohibiciones para
el sacerdote excomulgado: “1.- Tener cualquier
participación ministerial en la celebración del
Sacrificio Eucarístico o en cualesquiera otras
ceremonias de culto; 2.- Celebrar los sacramentos
o sacramentales, y recibir los sacramentos;
3.- Desempeñar oficios, ministerios o cargos
eclesiásticos, o realizar actos de régimen”.

Por lo tanto, el Pbro. Luis Alberto Quintanilla
Rodríguez no puede ejercer ningún ministerio
dentro de la Iglesia Católica, gobernada por sus
legítimos pastores y en plena comunión con el
Romano Pontífice, el Papa Benedicto XVI.

Que el Divino Salvador del Mundo, Nuestro
Titular, por intercesión de su Santísima Madre,
la Virgen María, La Reina de la Paz, los bendiga
y acompañe siempre.

Dado en la sede de la Conferencia Episcopal en San Salvador,
 a los 19 días del mes de enero del 2011.