lunes, 18 de octubre de 2010

AGRADECIMIENTOS A AMIGOS DEL SEMINARIO Y PASTORAL VOCACIONAL

EN LA PARROQUIA NUESTRA SEÑORA DE LOS DOLORES,
"LA PUEBLA", CABAÑAS

Ayer domingo 18 de octubre, celebramos una Misa en acción de gracias y motivación en la parroquia de Ciudad Dolores, con la feligresía que ora y colabora en la formación de los seminaristas de nuestra Diócesis.

El párroco, el revdo. p. Amilcar Bonilla, hace unos pocos meses fundó en su parroquia los "Amigos del Seminario", proyecto deseado por Monseñor José Luís Escobar, nuestro anterior obispo. El padre Amilcar pidió esta visita para agradecer, animar y orar por tantas personas que dan con amor y sacrificio su donativo a los seminarios vicentinos.

La Santa Misa fue a las 10: 00 a.m., presidida por el p. Gustavo Romero, vice-rector del Seminario Mayor y miembro colaborador de la Pastoral Vocacional Diocesana. En la Santa Misa estuvieron los seminaristas Lucas Gongora y Esau Maldonado. Finalizada la Santa Misa, se hizo una presentación con videos en el salón parroquial, sobre la vocación sacerdotal.


Santa Eucaristía por los sacerdotes, seminaristas, surgimiento de vocaciones al sacerdocio
y Amigos del Seminario

Algunas ideas dichas a los feligreses basadas en el evangelio de ayer:

"Entonces, ¿Qué debemos hacer para que perseverar en la oración? ¿Qué es lo que Jesús nos enseña? El primero requisito es ser conscientes que la oración es una necesidad. Si esto no lo tenemos claro, fallaremos siempre o nos acercaremos al diálogo con Dios.

¿Qué significa la palabra necesario? ¿Qué es lo necesario y que no lo es? ¿Cuál es la diferencia entre lo necesario y lo importante?

Catecismo de la Iglesia Católica, en el n. 2744: “orar es una necesidad vital: si no nos dejamos llevar por el Espíritu caeremos en la esclavitud del pecado (Cf. Ga 5, 16-25). ¿Cómo puede el Espíritu Santo ser “vida nuestra”, si nuestro corazón esta lejos de él?” “Nada vale como la oración; hace posible lo que es imposible, fácil lo que es difícil. Es imposible que el hombre que ora pueda pecar” (San Juan Crisóstomo). “Quien ora se salva ciertamente, quien no ora se condena ciertamente” (San Alfonso María de Ligorio)".



Parte de los asistentes a la charla sobre el sacerdocio y la vocación a tan sublime dignidad

Presentamos las tres partes del video: "fidelidad de Cristo, fidelidad del sacerdote", de la Congregación para el Clero. Los tres videos juntos duran 35 minutos. En cada tema tratado de cada video, había un "stop", para dar una explicación y aplicación a manera de catequesis sacerdotal.